Distracción. Al momento de abordar el transporte, los usuarios de olvidan de la sana distancia. | Foto: Alejandro Rodríguez
Por poco pasaje, dejaron de circular las unidades de la 1-A, 9 y 10

Hasta el momento, tres rutas del transporte urbano en Saltillo han quebrado y dejado de prestar el servicio y una más se ha “recortado” ante la reducción en el pasaje y la consecuente falta de ingresos, informó Héctor Gutiérrez.

El director del Instituto Municipal del Transporte en Saltillo informó que las rutas 1-A, 9 y 10 han “colapsado”, aunque está última implementó un recorrido de sustitución buscando sobrevivir.

“Ya son tres rutas que colapsaron, que están fuera totalmente de servicio, la 1A, la 9, ya prácticamente aventaron el arpa; la 9 traía solamente un camión, pero ya ni siquiera ese camión”, lamentó.

“No es el pasaje que había antes, eso es lo que no se ha podido recuperar y por eso sigue la crisis en el transporte; en la ruta 10 tenemos una sustitución que es, no como estaba la ruta, es una ruta alterna, recortada, para mantener el servicio, pero no está la ruta completa”, explicó.

Otra ruta en crisis es la Anáhuac, que es otra de las que está padeciendo más gravemente la falta de pasaje.

Informó que las rutas afectadas ofrecían el servicio de colonias del sur de la ciudad hacia el centro.

Reglas. Las pocas unidades que circulan deben ir al 50 por ciento de su capacidad; por lo que la espera para abordar demora hasta 40 minutos.

Sin embargo, añadió, rutas que van del oriente y del poniente al centro también han tenido que reducir el número de unidades ante la falta de pasaje.

Consideró que el transporte urbano se encuentra en una situación “severa y crítica” ante la baja de usuarios.

“Severa y crítica en el sentido de que no han recuperado el número de pasajeros que necesitan para mantenerlo como un negocio”, recalcó Gutiérrez.

Abundó que en forma general, el servicio se está prestando al 50 por ciento, con una caída en la demanda del 40 por ciento.

Gutiérrez detalló que el 50 por ciento de vehículos prestando el servicio equivale a unas 380 unidades.

Desde el 23 de marzo los concesionarios decidieron “descansar” a la mitad de sus unidades del transporte.

A VUELTA DE RUEDA

Con la llegada de la pandemia, el transporte público dejó de ser negocio.

-Antes de la pandemia, en la ciudad circulaban cerca de 800 unidades del transporte.
-En la actualidad solo trabajan 380 camiones.
-Debido a las pocas unidades en circulación, los usuarios deben esperar hasta 40 minutos la “combi”.
-El sector estudiantil representa el 40 por ciento de los ingresos.

OBLIGACIONES DEL
CONCESIONARIO

-Garantizar que las unidades no excedan su capacidad (50 por ciento).
-Las unidades deberán ser sanitizadas antes de iniciar el recorrido.
-Los usuarios no podrán hacer uso del transporte público si no portan cubrebocas.
-El chofer debe portar cubrebocas.