Fue uno de los históricos en la institución felina en los setenta y ochenta

El día de ayer nos enteramos de la noticia de la muerte de Osvaldo Batocletti, una figura que deja un hueco muy grande en el futbol mexicano.

Fue una de las grandes glorias de los Tigres pero también jugó para otros equipos, incluso fue entrenador de los Tigrillos Saltillo cuando el equipo de la capital coahuilense quedó a la orilla de llegar al máximo circuito. 

Cuando los Tigres se fijaron en él para reforzar su defensa central, de cara a la temporada 1977-78, Osvaldo Agustín Batocletti Ronco (San Nicolás de los Arroyos, Argentina, 22 de enero de 1950-Monterrey, 17 de mayo de 2019) ni siquiera lo dudó. Era amor a primera vista.

Batocletti llegó al futbol mexicano en 1974 con los "Panzas Verdes" del León y en el 77 tomó sus maletas para llegar a los Tigres.

Siete años después, cuando la afición coreó su nombre en el estadio Universitario al retirarse, Osvaldo sabía que todo había valido la pena.

Pieza clave en los títulos de Liga en las campañas 1977-78 y 1981-82, Batocletti es uno de los grandes ídolos en la historia de la institución felina.

Después de esa época, el club tardó 29 años en volver a ser campeón (Apertura 2011), cuando inició esta dorada etapa que suma cuatro campeonatos ligueros.

Tras su adiós al profesionalismo, siguió ligado a sus amados felinos, a los que dirigió. También lo hizo con el plantel femenil, al que guió al cetro en el Clausura 2018, primero en la historia del club en esa rama.

 Porque "Bato" no dejaba de luchar, ni cuando todo estaba en contra. Hace un año le fue detectado el cáncer de próstata que lo venció, aunque su estela permanece intacta en los corazones Tigres. 

En Saltillo es recordado por llevar a los Tigrillos a la final que perdió ante el San Luis en el Verano del 2002 Ese equipo era comandado por hombres como el "Popeye" Oliva,  Aldo De Nigris, Israel García, Juan Manuel Guerra y Ángel “Chacho” García.

El ídolo permanecerá por siempre en el corazón de los aficionados y del futbol mexicano. Con información de El Universal