Jose Arellano, titular de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) | Foto: Lidiet Mexicano
Buscan evitar la movilidad

Con la firme intención de disminuir la movilidad de los ciudadanos, de nueva cuenta el subcomité de salud en la región centro del estado anunció la reducción en horarios de servicio para el sector restaurantero, de lunes a sábado operarán hasta las 12:00 y los domingos hasta las 10:00 de la noche y con un aforo del 40 por ciento.

Jose Arellano, titular de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), dijo que aunque se les había permitido el trabajar hasta la 1:00 de la madrugada, fue el mismo sector restaurantero quien propuso la disminución para evitar que la población siga saliendo a la calle a realizar actividades innecesarias.

Expuso que es bien conocido que los contagios no se dan en los restaurantes pues ahí se siguen todos los protocolos sanitarios para evitar la propagación del virus, sin embargo, se quiere apoyar a las autoridades para frenar la pandemia que cada día ha empeorado más en la ciudad.

"No es tanto los restaurantes el problema, son reuniones privadas, en Nuevo León tienen más de cuatro meses con restricciones de horario de restaurantes y siguen en aumento los contagios, en el DF ya van abrir restaurantes porque ya vieron que no es por ahí, están estrangulando la economía por que el comercio restaurantero tiene una cadena muy grande hacia atrás de abastos, empleo. 

Tenemos que seguir con estos cuidados obviamente con todos los protocolos, pero meter un balance de lo que es lo económico como lo es hasta la fecha".

Mencionó que el gremio restaurantero vive una situación muy crítica por que se unió el problema económico que se vive a nivel nacional con la situación de Altos Hornos de México que tenía en crisis a los empresarios de Monclova y la región.

Dijo "seguimos estancados" pero con la firme intención de apoyar para que los contagios disminuyan y pronto la sociedad pueda regresar a su vida normal.

Expresó que era bien conocido que por los festejos de Navidad y año nuevo se dispararían los nuevos casos positivos de Covid-19, es por ello que se tomó la decisión de frenar un poco la actividad en el sector restaurantero para controlar la situación.

Pidió comprensión a los clientes del gremio por los ajustes constantes y les aclaró "es por su bien y por el bien de los empleados".