El regreso del hombre que rescató BCH, lo convirtió en Banco Unión y lo convirtió en el Grupo Cremi-Unión resultó tan sonado que el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador se deslindó de su también paisano. ESPECIAL
El tabasqueño Carlos Cabal Peniche, prototipo del empresario modernizador en el sexenio de Carlos Salinas, se erige como uno de los rescatadores de la aerolínea Interjet.

CDMX.- Elevado a las cumbres del poder durante la administración de Carlos Salinas de Gortari y luego perseguido durante dos décadas el polémico empresario Carlos Efraín de Jesús Cabal Peniche regresa a la escena pública para intentar el rescate de Interjet.

Con un historial que incluye estar prófugo de la justicia a nivel internacional, amplio financiamiento a campañas electorales, varios años en la cárcel, pero también prominente banquero, empresario del ramo alimentario, dueño de más de 20 empresas con oficinas por todo el mundo además de cabeza del Grupo Empresarial Sureste, Cabal Peniche regresa para posicionar su imagen de rescatista empresarial en plena Cuarta Transformación.

El regreso del hombre que rescató BCH, lo convirtió en Banco Unión y lo convirtió en el Grupo Cremi-Unión resultó tan sonado que el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador se deslindó de su también paisano, “Nada tiene que ver con nosotros, da la casualidad que es mi paisano, pero eso no significa ningún tipo de relación”, dijo para pintar su raya y aclaró “Yo no protejo a nadie, tengo relaciones de amistad, pero no de complicidad con nadie”.

Encumbrado durante el mandato de Salinas de Gortari, Cabal Peniche vuelve acompañado de Alejandro del Valle presidente del Consejo de Administración de la Intercontinental Chamber of Commerce (ICC) con una bolsa de 150 millones de dólares para relanzar en los aires nacionales e internacionales a Interjet.

EL SALINATO LE ASIGNO EL BCH

Cuando el salinato se deshacía de los bancos nacionalizados en 1991, Pedro Aspe Armella, Secretario de Hacienda le asignó a Cabal Peniche y a un grupo de 3 mil socios la adquisición del banco BCH, justificando al beneficiado como una persona de “experiencia administrativa y probidad, todo un modelo del joven empresario de la liberación económica de entonces.

Dos meses antes de las elecciones para la gubernatura de Tabasco, en septiembre de 1994, Hacienda acuso al presidente del Grupo Cremi-Unión de haber cometido fraudes multimillonarios. Se giró la orden de aprehensión y el banquero se dio a la fuga.

Roberto Madrazo le dio la espalda al banquero prófugo y negó todo vínculo mientras el abanderado perredista Andrés Manuel López Obrador denunciaba a Cabal por aportar 5 millones de dólares a la campaña del priista.

Recientemente en 2019 en un telereportaje Cabal Peniche aceptó sus aportaciones de 25 millones de dólares a la campaña presidencia y para la gubernatura de Tabasco, dijo que 15 millones fueron para la campaña de Luis Donaldo Colosio y 5 millones para la de su sucesor Ernesto Zedillo, además de otros 5 para la de Roberto Madrazo.

Justificó tales transacciones al señalar que antes era muy común, se pasaba la charola, las leyes no eran claras y se permitían esas cosas, más que ilegal, se ocultaba el apoyo de los empresarios al partido en el poder.

Culpó a Salinas de Gortari y a Zedillo de convertirlo en “chivo expiatorio” al acusarlo de fraude por más de 700 millones de dólares, huyó a Mónaco, luego a Francia, España, Italia y finalmente fue capturado en 1998 en Australia.

Luego de casi tres años tras las rejas, durante la gestión de Vicente Fox enfrentó sus procesos en libertad.

Ahora, Cabal Peniche y los Del Valle son socios en la capitalización de Interjet, esperan sumar más aeronaves Airbus 320 y 321 en un compromiso con la conectividad aérea del país y con la intención de mejorar el servicio en tiempos de pandemia. (Con información de la Revista Proceso)

Proceso

Revista semanal se ha consolidado a lo largo de 35 años como una fuente confiable, crítica y plural de temas políticos y culturales, nacionales e internacionales de actualidad.