Foto: Especial
Robles Berlanga ha negado en repetidas ocasiones que esos desvíos sean su responsabilidad y el martes pasado, ante la andanada de reclamos por parte de diputados federales que le exigían explicar los desfalcos en la Sedesol y la Sedatu –las dos dependencias federales que ha encabezado en la actual administración– argumentó que los ataques en su contra eran producto de la “violencia política de género”

Por Karen Castillo para SinEmbargo

Ciudad de México.– La comparecencia del pasado martes a la que acudió Rosario Robles Berlanga, actual responsable de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), a la Cámara de Diputados, tenía como objeto que la servidora pública rindiera cuentas por su actividad en el último año, y por el escándalo que ha generado un presunto desvío de 11 mil 224 millones de pesos al erario durante su paso por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la propia Sedatu, .

La sesión, como se esperaba, sacó chispas. La Secretaria fue sometida, en medio de gritos, a fuertes señalamientos que llegaron a tocar la vida personal de Robles. Ella, en cambió, durante toda su intervención intentó defender su inocencia y filtró un argumento controversial, pues hizo referencia a su condición de mujer en un espacio de poder. Al inicio de la comparecencia, la Secretaria se congratuló de la paridad de género del actual Congreso, y obtuvo el apoyo único de las legisladoras priistas que la defendieron durante las nueve horas que duró el encuentro.

Robles Berlanga, una de las pocas mexicanas que ha ocupado altos puestos tanto en el Gobierno de la Ciudad de México como en el federal, afirmó que las acusaciones en su contra eran producto de la “violencia política de género”. La respuesta a su premisa vino de manera inmediata por parte de la Diputada de Movimiento Ciudadano (MC), Martha Tagle Martínez, quién le dijo: “No te equivoques Rosario, no te equivoques: la condición de género no nos exime de asumir nuestras responsabilidades en el cargo público y de ser señaladas por actos de corrupción”.

La legisladora –quien es además una reconocida defensora y luchadora por los derechos de las mujeres en México– le insistió a Rosario que ella era parte de una “red de corruptos” que la habían colocado frente al Pleno, mientras otros secretarios federales eran protegidos. Luego de la declaración, los diputados priistas –el mismo partido que permitido que en el país siete mujeres sufran a diario la violencia machista– siguieron el mismo argumento de la Secretaria y en cada una de sus intervenciones acusaron que Robles era víctima de “violencia política de género”.

En entrevista con SinEmbargo, la Diputada Martha Tagle afirma que la victimización ya no funciona y el evento con Robles no sólo fue desafortunado sino bien planeado por su equipo, ya que desde el principio de su discurso buscó referir al reconocimiento de ser mujer planteando sus intervenciones en este sentido.

Foto: Especial

De manera consecuente con lo expresado en el Pleno de la Cámara Baja, Tagle Martínez insistió en que se trata de un asunto de responsabilidad de la que no se exime a los tomadores de decisiones públicas, sean hombres o mujeres. La legisladora agregó que las mujeres tienen que “tener que atender mucho de lo que ocurre en la política, definir derechos y responsabilidades para no permitir que las relaciones de poder sean las que nos protejan”.

“Es una forma masculina de ejercer el poder”, insiste la legisladora, pues se exime a las mujeres en la política a tomar decisiones con responsabilidad y con ética. Hasta ahora esas decisiones se desarrollan en un contexto en el que el poder político depende de complicidades y relaciones de poder.

A pesar de considerar que la argumentación de Robles se encontraba descontextualizada, reconoce que algunos medios de comunicación y legisladores sí han incurrido en actos de violencia contra la servidora pública haciendo alusión a su vida privada.

Durante la sesión en el Pleno, por ejemplo, el Diputado Gerardo Fernández Noroña citó la relación existente entre el empresario Carlos Ahumada Kurtz –protagonista de los famosos “videoescándalos”– y Rosario Robles presentándolo como un argumento en su contra.

Tagle también critica la imagen caricaturizada que ha adquirido la Secretaria en ciertos medios y que, como en otros ámbitos, hacen uso de la imagen de la mujer para omitir su actividad política.

UN PAÍS VIOLENTO CON LAS MUJERES... Lee la nota completa en Sinembargo