Foto: AP
En 2018 el número de personas con inseguridad alimentaria grave era de unos 2.2 millones, en la actualidad asciende a 7.9 millones

BRUSELAS, BEL.- El número de personas con inseguridad alimentaria grave casi se ha cuadruplicado en Centroamérica, de unos 2.2 millones hace dos años a 7.9 millones en la actualidad, advirtió ayer el director regional del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe, Miguel Barreto.

La pandemia y los confinamientos ordenados para hacerle frente en 2020, seguidos casi inmediatamente de fuertes huracanes como el Eta y el Iota el pasado noviembre, han sido algunos de los principales factores para que la emergencia humanitaria aumente en esa región, explicó Barreto en rueda de prensa.

“La cara de la pobreza en Centroamérica ha cambiado, está afectando a personas de todos los países, no sólo de algunas áreas, y cada vez más a zonas urbanas”, subrayó.

Los huracanes dejaron sin hogar o sustento a unos 6.6 millones, y este número podría llegar hasta los 7.3 millones en los próximos tres meses, en una región donde el 50 por ciento del empleo es informal, y por tanto muy vulnerable a desastres naturales o a las medidas sanitarias.

La situación, señaló Barreto, ha aumentado la cantidad de personas con intención de emigrar, una medida que aunque considerada como de último recurso se plantean el 15 por ciento de los encuestados en la región (más del doble que en 2018). 

OPERACIONES 
>  En 2020, el PMA aumentó sus operaciones en Centroamérica y gastó 509 millones de dólares en la región, que beneficiaron a 1.9 millones de personas, un número que esperan aumentar a 2.6 millones en 2021.