Archivo
VANGUARDIA ha dado seguimiento a la presunta agresión sexual de 2 menores de edad en el kínder de Saltillo, así como la detención de 2 presuntos responsables por parte de la Fiscalía General del Estado, quienes el próximo 14 de octubre tendrán audiencia en el Centro de Justicia Penal, para responder por los cargos

La administración estatal no permitirá que los abusos a menores de edad continúen en instituciones educativas, sin embargo, no se debe satanizar a ninguna escuela, además en el caso particular del Jardín de Niños “Guadalupe Borja” de Saltillo, se está actuando conforme a derecho, dijo el gobernador Miguel Riquelme.

VANGUARDIA ha dado seguimiento a la presunta agresión sexual de 2 menores de edad en el kínder de Saltillo, así como la detención de 2 presuntos responsables por parte de la Fiscalía General del Estado, quienes el próximo 14 de octubre tendrán audiencia en el Centro de Justicia Penal, para responder por los cargos.

“Se está procediendo conforme a derecho. Eso hay que dejarlo bien claro. Siempre dije que para nosotros lo primero es la integridad y los derechos de las niñas y niños coahuilenses. Hay que también esperar a que finalicen las investigaciones, porque hay distintos tipos de delitos”, explicó.

Dijo que en Coahuila “no vamos a permitir que esto (las agresiones sexuales) se dén dentro del área del sector educativo, pero tampoco hay que satanizar a las demás escuelas, porque Coahuila es ejemplo a nivel nacional en educación”.

Las alertas sobre estos hechos —explicó el Gobernador—, las tienen los padres de familia y los maestros que están frente al grupo, y cuando se presente un síntoma raro en los niños se pueda actuar de manera directa y en tiempo.

Llamó a concientizar a los padres y maestros para generar alertas sobre el comportamiento de los niños, porque resulta difícil creer que un padre de familia no pueda darse cuenta cuando han violentado sus derechos y cambia su actitud.

Pidió también al secretario de Educación, Higinio González, que se hable con padres de familia y maestros para ponerlos en alerta sobre el comportamiento de sus hijos y alumnos.