Pero no se puede decir... Que el mismo Presidente fue "engañado". Desde la llegada a México de Emilio Lozoya, fue llevado a una clínica de lujo en helicóptero, fingiendo estar enfermo, y lo del convoy fue una farsa, pues no se cumplió con el protocolo que se hace con todo extraditado, o sea que el trato fue de que descansara tres días a cuerpo de rey en ese hospital, y tratos son tratos, y después fresco como una "lechuga", llevar a cabo su primera audiencia, ojalá que así sea, ya que nadie lo ha visto ni de "cerca" ni de lejos.