Carlos Romero Deschamps, líder del sindicato petrolero / Foto: Especial
Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia, el 1 de diciembre de 2018, y su salida del Senado que lo amparaba con el fuero constitucional, Carlos Antonio Romero Deschamps volvió a estar en la mira de la justicia. Hoy se marchó.

Carlos Antonio Romero Deschamps aseguró que se ha “recrudecido la antigua posición de vernos [a los dirigentes del Sindicato] como contrarios y no como complemento en la tarea de respaldar a Pemex”, por lo cual tomó la decisión de marcharse. Su posicionamiento es contrario al de funcionarios de la 4T, quienes han señalado que sí hay denuncias contra él.

“Hoy, por razones poco claras, no observamos la cooperación que debe existir entre trabajadores y administración para impulsar los proyectos que permitan el verdadero avance de Pemex hacia su consolidación”, expuso en un comunicado.

“Tal parece que se ha recrudecido la antigua posición de vernos como contrarios y no como complemento en la tarea de respaldar a Pemex en su compromiso histórico de ser garantía del desarrollo nacional. Por ello, ante un escenario poco favorable para el cabal cumplimiento de mi responsabilidad como Secretario General, consciente de que mi compromiso fundamental es garantizar la estabilidad de nuestra Organización Sindical y la defensa de los derechos de los Trabajadores, he decidido presentar, en términos del Artículo 37 de nuestros Estatutos Generales al Consejo General de Vigilancia, mi renuncia al cargo de Secretario General del Comité Ejecutivo General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana”, detalló.

En el desplegado, Romero Deschamps dijo que “desde su origen, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana declaró su decisión de luchar por el afianzamiento de las conquistas logradas; por la mayor capacitación técnica y cultural de sus agremiados; y en general por el mejoramiento económico, físico y cultural de los trabajadores. A lo largo de las décadas siguientes estos principios se han mantenido como sólida base de nuestro quehacer cotidiano. Intachables en su legitimidad, han dado cohesión al desempeño de nuestra vida como Organización Sindical”.

“No obstante esto, como cualquier Organización hemos vivido etapas en que las circunstancias han postergado el avance continuo que todo Sindicato debe tener en sus mejoras laborales. Por ello, cuando después de haber ingresado como trabajador de Petróleos Mexicanos a la edad de 14 años en 1959 y conocido gran parte de las secciones sindicales trabajando como peón, ayudante, obrero, chofer, albañil y múltiples actividades más, tuve la oportunidad de ocupar la máxima representación de nuestra Organización con el respaldo de todas las Secciones que la integran, me comprometí a involucrar mi vida misma en la búsqueda de la recuperación de nuestra integridad como Sindicato después de una etapa en la que la degradación de nuestros objetivos se hizo evidente; y la equilibrada relación obrero patronal se había extraviado”, agregó.

LAS DENUNCIAS

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público presentó al menos una denuncia contra el ex líder petrolero Carlos Antonio Romero Deschamps por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

De acuerdo con medios nacionales, la denuncia también fue interpuesta contra otras personas ante la Fiscalía General de la República (FGR), pero no ha provocado el bloqueo de las cuentas bancarias de Romero Deschamps o sus familiares.

El equipo de comunicación de la Unidad de la Secretaría de Hacienda confirmó a medios que solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores información, esto a petición de la FGR.

Aunque información revelada por Milenio señala que serían dos las denuncias interpuestas por la UIF contra Deschamps.

Esta tarde, Olga Sánchez Cordero, Secretaría de Gobernación, confirmó que hay denuncias contra el ahora ex líder sindical, sin embargo, omitió dar detalles o información de las mismas.

EL ADIÓS 

Carlos Antonio Romero Deschamps fue durante 26 años un hombre clave en Petróleos Mexicanos (Pemex), hasta hoy. Desde su posición como líder petrolero fue cómplice de los gobiernos priistas y panistas en los desvíos de recursos para campañas, en el descuido en las operaciones que llevaron a la petrolera a producir cada vez menos, y en su última etapa de poderío apoyó reformas cuestionadas como la Energética.

Pero este 16 de octubre su polémico paso por la petrolera acabó: la dirigencia nacional del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) anunció que Romero Deschamps presentó su renuncia. Se espera que Manuel Limón Hernández, Secretario del Interior del Comité Ejecutivo General y actual Diputado por el PRI, lo releve.

Desde 1993, Romero Deschamps ocupó la dirigencia del STPRM, que cuenta con 93 mil 586 afiliados en activo y es el gremio más importante dentro de Pemex y uno de los más poderosos en México y América Latina.

El otro gremio de Pemex, el Sindicato Petroleros de México (Petromex), obtuvo su registro apenas el 26 de marzo de este 2019.

El ex líder petrolero logró permanecer los 12 años que duraron los gobiernos de Acción Nacional (PAN): todos los presidentes, incluidos Vicente Fox y Felipe Calderón Hinojosa, se han tomado la foto con él.

Se le atribuye la autoría del “Pemexgate”, el desvío de mil 500 millones de pesos propiedad del sindicato para el financiamiento de la campaña del candidato priista a la presidencia de la República, Francisco Labastida Ochoa, en 2000.

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia, el 1 de diciembre de 2018, y su salida del Senado que lo amparaba con el fuero constitucional, el ex líder sindical volvió a estar en la mira de la justicia.

Pese a las acusaciones sobre corrupción, Deschamps no ha pisado la cárcel como Elba Esther Gordillo, quien también llegó a lo alto del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en tiempos del Gobierno de Carlos Salinas de Gortari y quien se mantuvo al frente de su organización sindical por alrededor de 25 años.

López Obrador se refirió a las acusaciones en contra de Romero Deschamps en su conferencia matutina de miércoles. Valoró positivamente la inminente renuncia para enfrentar cargos ante la justicia.

En su conferencia matutina desde Palacio Nacional, López Obrador reafirmó que Romero Deschamps está siendo investigado por las autoridades y vio positivamente que quien tiene “una denuncia de este tipo” se desvincule de su cargo para enfrentar el proceso judicial y “no involucrar” a la institución que representa.