Foto: Especial
La artista originaria de Argentina ha sido señalada en redes sociales como una irrespetuosa por orinar sobre un petroglifo

Mientras el debate y la polémica continúan, la Secretaría de Cultura de Coahuila lanzó este miércoles un comunicado en donde asegura estar en disposición total de colaborar con toda autoridad.

Con respecto a los comentarios generados a partir de la obra “Ancla”, presentada en el Museo de Artes Gráficas (MAG), la Secretaría de Cultura puntualiza:

1.- La obra se expuso en el marco de una residencia colaborativa con la Alianza Francesa y la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Autónoma de Coahuila.

2.- Del proceso creativo de la obra, esta Secretaría no tuvo conocimiento ni intervino en ninguna de sus fases.

3.- De existir una agresión o daño a la zona en la que se llevó a cabo esta obra, es competencia del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) cualquier tipo de investigación, averiguación, sanción y/o aclaración.

4.- Sobre la exposición de la misma, el Museo de Artes Gráficas se apegó a las políticas de la Secretaría de Cultura de ser un espacio para que los creadores acerquen a los visitantes a las diversas expresiones del arte contemporáneo y de la gráfica.

5.- Esta Secretaría tiene en sus fundamentos salvaguardar y proteger el patrimonio cultural de los coahuilenses, por lo que está siempre en disposición total de colaborar con toda autoridad para que ese objetivo sea cumplido".

Avelina Lesper da su punto

La mordaz crítica de arte, Avelina Lesper, dijo a Milenio que la obra “Ancla” de Mercedes Aquí es “un acto vandálico, alejado del respeto que una artista debe ofrecer a una pieza milenaria. Lo que ella hizo no es arte”.

Lesper dijo a Milenio que “tú no necesitas ni un talento ni desarrollar una virtud específica, como el saber dibujar, escribir música, saber bailar, es decir, no necesitas nada de eso para poner tu nalga en un sitio donde no la debes de poner.

“No saber controlar tus esfínteres no es ningún acto de rebeldía, aprendemos a controlarlos a los dos años, o a los tres años cuando te tardas. No hay ningún acto subversivo o de rebeldía en el agredir el patrimonio arqueológico, ni en agredir la obra de otro artista, hay un acto vandálico porque si alguien llega y en el mismo petroglifo pone su nombre a él lo detienen. Pero si el vándalo dice que es artista entonces ya nadie lo puede detener”.