Foto: Especial
Margarita "N", quien tenía a Dylan, no podía quedar embarazada, informó Jorge Luis Llaven Abarca, fiscal de Chiapas

TUXTLA GUTIÉRREZ.- Dylan Esaú Gómez Pérez, secuestrado el 30 de junio pretérito en el Mercado Popular del Sur en San Cristóbal de Las Casas, fue rescatado ayer por la noche sano y salvo en el ejido Las Palmas, municipio de Cintalapa, por elementos ministeriales.

Su raptora, identificada como Margarita "N", lo sustrajo luego de pagarle 200 pesos a dos infantes para lograr su cometido, cuyo fin era tener al bebé de 2 años de edad como hijo, pues no podía quedar embarazada, confirmó Jorge Luis Llaven Abarca, titular de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Acompañado por Juanita, quien cargaba a su hijo Dylan, aseveró que la imputada alcanzaría hasta 75 años de prisión por el delito de secuestro, "vamos a ver que se le aplique todo el peso de la ley".

Entre más detalles, refirió que Margarita "N" argumentó que trató de simular un embarazo porque intentaba que su expareja regresara con ella, "si dimos con ella fue por la búsqueda que hicimos, nos habló mucha gente, pero al final de cuentas, como dije, nosotros obtuvimos los informes para hallarlo. En sí, no hubo una persona que nos diera datos exactos".

Como por el momento aún se recaban datos proporcionados por la presunta plagiaria, el fiscal reveló que solo saben que el día del secuestro del bebé ella pernoctó esa noche en un hotel de esa ciudad sancristobalense, y que al otro día se dirigió a su ejido. No obstante, agregó, están en espera de confirmar si intervinieron más personas en el hecho. 

Su raptora lo sustrajo luego de pagarle 200 pesos a dos infantes para lograr su cometido. Foto: Especial

En cuanto al estado físico del menor, puntualizó que está bien debido a que la mujer le proporcionó alimentos y todo lo necesario para que así fuera, "se encariñó con él, no fue un tema de generarle violencia". 

Con el caso de Dylan, la FGE ha iniciado en lo que va de esta administración al menos 230 carpetas de investigación por la desaparición de personas, de los cuales el 90 por ciento de los casos, afirmó, se trata de problemas familiares con las custodias, mientras que el resto abarca a menores de 12 años que se escondieron por su propia cuenta. De todos los casos, afirmó, solo 3 (incluido el de Dylan) se habla de desaparición forzada.

Por su parte, Juanita, quien incluso se movilizó en la Ciudad de México y captó la atención del presidente AMLO, agradeció el respaldo de todos, incluidos los medios de comunicación y de la FGE, "mi niño se encuentra muy bien, un poco espantado por lo que ocurrió, pero ya me reconoció y también a mi familia".

Sobre las mujeres que fueron detenidas días después en San Cristóbal acusadas por pertenecer a una red de trata de menores en su modalidad de trabajos forzados, pero que después demostraron que los 23 niños (entre ellos 3 bebés) eran sus hijos, el funcionario respondió que es parte de otro asunto y que incluso ya están integradas las respectivas carpetas de investigación y que están en la fase intermedia del proceso, "si tienen las pruebas (actas de nacimiento) que las presentes, porque hasta el momento no he recibido nada".