Archivo
El pleito entre ejidatarios y la minera lleva 11 largos años. El caso de ejido Tenochtitlan podría llegar a su fin en próximos días

En las próximas semanas podría dictarse sentencia definitiva al litigio del ejido Tenochtitlan de Ocampo, Coahuila, el cual lleva alrededor de 11 años de juicio entre ejidatarios y la minera canadiense First Majestic.

Juan Francisco Flores, abogado de los ejidatarios, explicó que el expediente fue turnado para sentencia en el Tribunal Unitario Agrario hace tres semanas, por lo que esperan que a finales de mes o principios de diciembre se dé cumplimiento a la resolución.

Recordó que se ordenó recabar documentación del ejido desde que se hizo la solicitud de tierras hasta que se ejecutó. “Se formó un nuevo expediente, una documentación muy voluminosa pero vienen cosas interesantes que favorecen el ejido. Viene por ejemplo qué es lo que había cuando se hace la solicitud para la dotación del ejido. Se informa que en esa área había 3 campamentos de mineros, eso indica que ahí estaba desocupado”, dijo el abogado.

Recordó que en 2009 la Reforma Agraria determinó que todas las ventas eran ineficaces porque son posteriores a la publicación de la dotación de tierras. Dijo que hubo en su momento una entrega “virtual” de 2 mil hectáreas, pero eran superficies que estaban ocupadas dentro un polígono que tiene propietario.

“Hay antecedentes porque así consta en las actas, que no pudieron ejecutar porque mostraron documentos de compra venta que no tienen valor por lo que dijo la Reforma Agraria”, comentó.

‘PELEAMOS LO NUESTRO’

Mari Valdés, representante del ejido, dijo que son 11 años de juicio sin que hasta el momento se haga justicia social. Recalcó que su lucha es legítima y pelean algo que les pertenece.

“Es una desesperación terrible. Necesitamos que se haga justicia, nunca hemos pretendido que la compañía salga, solo queremos un trato justo”, comentó.

Lo anterior debido que según señaló Valdés, la empresa ha estado metida por años sin pagar nada de renta. “Queremos que las autoridades agrarias hagan justicia, se nos dé el terreno y llegar a un arreglo”, aseguró Valdés.

El representante de los ejidatarios consideró que el caso no tiene mucha ciencia, pues resaltó que no se trata de cuestiones subjetivas, sino que es cuestión de fechas y medidas. “Las medidas no se pueden hacer más grandes y las fechas no se pueden cambiar”, insistió.