Especial
De acuerdo con analistas militares, la guerra se llevaría a cabo en etapas, comenzando como una guerra “convencional”, como la de Kuwait, para terminar pareciéndose a una guerra como en Irak, donde un ejército regular tuvo que hacer frente a las milicias, y terroristas

"Corea del Norte está en una posición donde su capacidad para llevar a cabo una guerra convencional se ha atrofiado en los últimos años", de acuerdo con el comandante general retirado y ex de las fuerzas estadounidenses y de las Naciones Unidas en Corea, Gary E. Luck. Pero además de tener la bomba atómica, Pyongyang tiene al menos un millón y doscientos mil soldados, seis cientos de miles de reservistas y aproximadamente seis millones de reservistas paramilitares.

Seúl tiene la mitad de los hombres, aunque con cuatro millones y medio de reservas y tres millones de reservistas paramilitares. Que todavía puede contar con 28 mil unidades de Estados Unidos en la zona, así como todo el Comando del Pacífico.

Los Estados Unidos podrían ir a la guerra con Corea del Norte justo antes o justo después, el lanzamiento de un misil por el régimen asiático. Pyongyang ya ha llevado a cabo pruebas de misiles dieciocho este año.

La retirada de los cuerpos diplomáticos de Seúl o la llegada de nuevas tropas y armamento, Kim Jong-un podría decidir invadir Corea del Sur, evitando el riesgo de una invasión por tierra.

Aunque ha habido muchos estudios de casos para este conflicto, nadie ha centrado hasta ahora en las posibles consecuencias de la caída de Kim Jong-un. De acuerdo con Ri Yong Pil, director del Ministerio de Asuntos Exteriores y vicepresidente del Instituto de Estudios de América, su pueblo "es pequeño en términos de números y la zona, pero en términos de dignidad son los más poderosos en el mundo.

De acuerdo con ejecutivos del país, por lo tanto, el patriotismo de los norcoreanos es un arma no menos letal que aquellas con las que Kim Jong-un es flexionar sus músculos en el mundo. Por esta razón, la caída del régimen podría dar lugar a años de inestabilidad y guerra sin fin como ocurrió en Vietnam. Las guerras asimétricas han exigido siempre altos costos en términos de muertes y también económica.

Hoy el Consejo de Seguridad de la ONU se reúne para discutir nuevas sanciones contra Corea del Norte propuestas por los Estados Unidos. "Estados Unidos va a pagar el precio necesario y experimentará el mayor dolor y el sufrimiento peor, si el empuje de sanciones más duras", es la advertencia del Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte planteada por  KCNA , la agencia de noticias del régimen.

Una de las medidas en discusión cubre la exportación de petróleo a Corea del Norte, según el periódico Porta Metronia, estimada en alrededor de 850 mil toneladas por año. "China de acuerdo con los últimos datos conocidos es el principal exportador, con 500 mil toneladas de petróleo crudo enviados cada año a través del oleoducto Druzhba. Rusia sería exportar 40 mil toneladas al año.

Una segunda propuesta es un alto a la venta de textiles de Corea del Norte extranjero, fruta de mercado para el régimen de $ 752 millones al año. de nuevo, el primer comprador es china (80%). la exportación de carbón y los productos pesqueros ya había sido bloqueado por la resolución Hoy en día el 5 de agosto Washington también pedir a la ONU que autorice de parada no consensual y posteriores búsquedas de barcos norcoreanos sospechosos de transportar armas de la tecnología".

 

Con información de AGI, Il Fatto Quotidiano, The New Yorker