Foto: Especial
Para hacer un desayuno adulto hay siete habilidades básicas que, creemos, debes dominar; desde saber hacer un buen café hasta unos waffles, hot cakes y pan francés de campeonato

Admitámoslo, ya estamos grandecitos y hay que aprender a resolver problemas de todos los días.

Nunca valoras tanto tener habilidades culinarias hasta que las consigues; te pueden ayudar simplemente para no morir de hambre o comer horrible.

Te tenemos algunas que consideramos básicas para todo adulto -y más si ya vives solo-.

Preparar un desayuno decente

Ya no estamos en edad de solo desayunar un plato de cereal con leche. Quizá el ritmo de la vida cotidiana no permite que cocinemos un manjar todos los días, pero por lo menos merecemos una avena bien hecha o unos huevos revueltos más que decentes.

Foto: Especial

Para hacer un desayuno adulto hay siete habilidades básicas que, creemos, debes dominar; desde saber hacer un buen café hasta unos waffles, hot cakes y pan francés de campeonato.

Destina un día de la semana -los domingos son perfectos- para practicar tus habilidades culinarias mañaneras.

Saber cocinar frijoles

En todo hogar mexicano no puede faltar un buen plato de frijoles por deliciosos y nutritivos. Esta leguminosa es una excelente fuente de proteínas y carbohidratos, por ello, las dietas veganas la incorporan en una enorme variedad de platillos.

Foto: Especial

Cocinarlos vale la pena y la buena noticia es que no necesitas una olla exprés, solo tiempo.

El primer paso es revisar los frijoles y retirar los dañados y las piedritas; el segundo es enjuagarlos con abundante agua y el tercero es ponerlos a remojar.
En un recipiente grande hay que poner dos tazas de frijoles y ocho tazas de agua. Déjalos reposar entre 6 u 8 horas o, mejor, toda la noche.
Ahora sí, para cocinarlos hay que colocar las dos tazas de frijoles escurridos en una cacerola con seis tazas de agua. Deja que hierva y luego cocínalos a fuego bajo hasta que estén listos.
¿Cómo saber cuando ya están bien cocidos? Toma un tenedor y machaca un frijolito. ¿Se deshace? ¡Ya está!

Después de este procedimiento tus frijoles están listos para cocinarse con lo que quieras (sal, jitomates, chorizo, etcétera).

Abrir una botella de vino

Lo más básico de todo. No vale de nada si eres un experto catador de vino si no sabes quitarle el corcho a la botella.

Foto: Especial

El primer paso es conseguir un buen sacacorchos.

Los más comunes son los de palanca (los que utilizan los meseros en todos los restaurantes). Estos tienen su maña e incluso los sommeliers reciben capacitación específica para su uso.

Lo básico que debes saber es que una vez clavado el espiral hay que utilizar los dos pasos que tiene para sacar el corcho sin romperlo.

Es más sencillo que te inicies con un sacacorchos de alas, cuyas palancas laterales te ayudarán a cumplir tu misión más fácil. Cada vez hay más opciones que facilitan el trabajo de abrir tu botella de vino pero ¡qué bonito se ve cuando se hace con estilo!

Hacer caldo de pollo

Si supieras lo sencillo que es hacer caldo de pollo y la cantidad de usos que puedes darle, estamos seguros de que sería la base de tu alimentación. El principio es el siguiente:

Foto: Especial

Comprar un huacal (es decir, sólo los huesos del tórax).
Elegir las verduras de tu preferencia -o no- y picarlas en cubos.
Agregar agua hasta cubrir completamente los ingredientes. Sazonar.
Hervir.

El caldo de pollo es de lo más versátil. Se puede comer solo como sopa o también licuados con otras verduras, agregar crema y tener otra opción.

Para hacer salsas y gravies es una base muy buena para dar sabor, profundidad y consistencia.

Prender un asador

¿Dominguito de convivencia? Aviéntate una carne asada, es un plan al que nadie le hace el feo porque se puede ser creativo, comer bien y no es nada difícil.

Foto: Especial

De hecho, lo complicado para muchos es el previo a toda la experiencia gastronómica: prender el carbón.

Lee la nota completa y más tips en Animal Gourmet