Fotos: Especial
El fallo de la licitación ocurre en los mismos días en que distintos organismos públicos como universidades y dependencias de gobierno sufrieron la intermitencia o la ausencia total de las señales de Internet

Tres compañías subsidiarias de Telmex de América Móvil, Grupo Televisa y Grupo Salinas se hicieron con los contratos para proveer servicios de conectividad a instituciones públicas a partir de agosto de 2019 y durante 12 meses, según el fallo de la licitación LA-009000937-E4-2019 anunciado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Las empresas ganadoras son:

Uninet, controlada por Telmex;
Operbes, de Grupo Televisa, y
Totalplay de Grupo Salinas.

En conjunto estas tres compañías de los grupos de medios y telecomunicaciones más poderosos de México deberán conectar 1,257 puntos de los 32 estados de la República, a cambio de un pago de 95 millones 582,328.51 pesos sin contar el impuesto al valor agregado (IVA).

En la licitación se adjudicó a Uninet de Telmex el mayor de los contratos: uno por 72 millones 470,100.51 pesos, para conectar 1,166 sitios.

 

Totalplay consiguió un contrato de 19 millones 446,240 pesos para llevar señal de Internet a 86 puntos del país.

Operbes se adjudicó otro contrato valuado en 3 millones 665,988 pesos para conectar 5 puntos del territorio mexicano.

En el proceso quedaron descartadas las ofertas presentadas por Maxcom Telecomunicaciones y Pegaso PCS de Movistar.

 

El fallo de la licitación ocurre en los mismos días en que distintos organismos públicos como universidades y dependencias de gobierno sufrieron la intermitencia o la ausencia total de las señales de Internet.

Sobre este particular, la licitación se establece que Operbes de Televisa dará cobertura al campus central de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en tanto que Totalplay conectará a las sedes de los bachilleratos de la UNAM y que Uninet de Telmex conectará a los campus de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Para Telmex, este contrato logrado con la SCT es el más importante desde que hace unos meses consiguió otro para conectar a la Ciudad de México con nuevos sistemas de videovigilancia y brindar accesos públicos de internet, estimado en 156 millones de pesos.