El domingo 11 de febrero terminó, con un final en la tradición de clásicos como “Cuna de Lobos” con giros inesperados y mucho rating, la telenovela del horario estelar de Televisa “Caer en Tentación”.

El serial protagonizado por Silvia Navarro, Gabriel Soto, Adriana Louvier y el coahuilense Carlos Ferro no tuvo mayor problema por lo mismo en ser considerada por el voto del público en los premios TVyNovelas a la Mejor Telenovela del año, pero lo más irónico del caso es que a su término tanto su productor, José Alberto “El Güero” Castro, como la mayoría de sus protagonistas, se esmeraron en que la producción que la sustituyó, “Por Amar sin Ley”, refrito de la colombiana “La Ley del Corazón”, no se considerara una “telenovela” como tal sino una “serie dramática” quizás por el rechazo que comenzó a manifestar desde hace tiempo el público en general por las historias tradicionales que hicieron de Televisa el gigante televisivo que fue por muchos años de la cenicienta que se enamora del príncipe.

Todavía más irónico es que “El Güero” sea en la vida real, hermano de Verónica Castro, una de las grandes divas del género en la historia de las telenovelas quien este año, según los números que entregó hace unos días Netflix, protagonizó para esta plataforma una de las dos series con más rating en México: “La Casa de las Flores”, de Manolo Caro, compartiendo este honor con un reality show llamado “Made in Mexico” del cual nos abstenemos de hablar, entre otras cosas, porque fue más un show (aunque muy probablemente con guiones de por medio) que una telenovela o una serie en sí.

La sorpresa en este sentido es que en un tercer lugar se encontró la serie “Luis Miguel”, que estrenada el domingo 22 de abril, como bien lo comentamos en su momento, retomó la ahora sí añeja tradición que tenía justamente Televisa con sus telenovelas dominicales, ya que al ir descargando la plataforma Netflix que la proyectó a cuentagotas de un capítulo por semana de domingo a domingo de abril a julio que concluyó volvió a tener a los grandes públicos que todavía meses y semanas atrás renegaban de las telenovelas cuando aquí se tenía a diferencia de una heroína se tenía al héroe de la historia que era Luis Miguel (con una historia autorizada por él, claro está) que sufría en su caso por las varias mujeres que lo dejaban en duelo de amor y a falta de una madrastra, un padre tan villano como Catalina Creel.

Díganme que no fue la telenovela del año, de la que todos hablaban (incluso en los noticiarios), cosa que no pasó ni por mucho con “La Casa de las Flores”, y si hay alguien por ahí que se atreva a decir “pues sí, pero en las telenovelas siempre la protagonista fue la muchacha sufrida por amor desde su primer capítulo” este mismo año también hicimos reconocimiento que se cumplieron 60 años de la producción de telenovelas en México a partir del estreno de la primera, “Senda Prohibida”, en 1958, donde su protagonista (la primera gran diva del género, Silvia Derbez, mamá de Eugenio) era villana (como Silvia Navarro al final de “Caer en Tentación”) y ese mismo hubo un primer hombre protagonista de telenovelas: Rafael Banquells en “Gutiérritos” …CONTINUARÁ

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com