Foto: Especial
La empresa avisó el mes pasado que cerraría la mayoría de sus tiendas a fin de reducir gastos y hacer rentable la fabricación del auto eléctrico Model 3, que se venderá por 35.000 dólares

DETROIT.— Tesla dará marcha atrás en su plan de cerrar la mayoría de sus concesionarios alrededor del mundo, afirmando el lunes que si bien se concentrará en las ventas online, no tendrá que cerrar tantos locales como pensaba.

La empresa avisó el mes pasado que cerraría la mayoría de sus tiendas a fin de reducir gastos y hacer rentable la fabricación del auto eléctrico Model 3, que se venderá por 35.000 dólares.

Ese modelo saldrá a la venta pero la compañía aumentará en 3% los precios de los otros vehículos.

En documentos presentados el lunes ante reguladores estadounidenses Tesla dice que cerró el 10% de sus tiendas pero que unas cuantas reabrirán. Otro 20% está siendo reevaluado y algunas de ellas podrían permanecer abiertas.

La compañía no dio cifras. Tenía hasta ahora 378 tiendas y centros de servicio alrededor del mundo, y unos 100 concesionarios en Estados Unidos.

"A fin de poder mantener abiertas a una cantidad significativa de tiendas adicionales, Tesla tendrá que aumentar los precios en aproximadamente 3% como promedio alrededor del mundo", dijo la empresa en un comunicado.

Añadió que "cerraremos solo aproximadamente la mitad de esa cantidad de tiendas, y como consecuencia el dinero ahorrado será aproximadamente solo la mitad”.

Las tiendas que quedan probablemente tendrán menos personal, pero tendrán vehículos disponibles para paseos de prueba y un pequeño inventario en caso de que alguien quiera comprar el suyo inmediatamente, según la declaración.

La compañía también anunció el lunes que ha adquirido camiones de transporte de vehículos de una empresa californiana, en un acuerdo accionario por valor de unos 14,2 millones de dólares. Tesla pagó esa compra con unas 50.000 acciones previamente autorizadas. La idea es aumentar la capacidad de transporte de vehículos y reducir el tiempo de envío.

La nueva decisión revela que Tesla cambió de parecer en cuanto al cierre de los concesionarios y en cuanto a la idea de que la gente querrá comprar un carro sin probarlo primero. La compañía dijo que seguirá en pie su práctica de permitir a los clientes devolver el vehículo sin cargo alguno si lo hacen siete días o 1.000 millas (1.600 kilómetros) después de haberlo comprado.