Foto: Especial
Usó una moto Indian FTR750 para lograr su cometido, en un día

POR JESUS MARTIN PARA MOTORPASION MOTO

Travis Pastrana ha recreado tres míticos saltos del no menos mítico Evel Knievel para el canal Historia. Pastrana junto al potencial de Nitro Circus han gestado un evento multitudinario con tres de los saltos más peligrosos de uno de los primeros grandes stuntman, ¡y lo ha conseguido!

Travis ha utilizado para completar estas tres hazañas en una misma tarde una Indian FTR750 como la que la marca utiliza en el AMA de dirt track, teniendo que aprender a manejar en el aire una montura mucho más pesada que las motos de freestyle motocross a las que suele estar acostumbrado. Unos 155 kg de moto, 45 más que su montura habitual.

Indian FTR750, la moto que usó Pastana. Foto: Especial

Un día para la historia del motociclismo acrobático

En primer lugar Travis ha completado un salto sobre un total de 52 coches destrozados y apilados en una hilera de varios pisos, un salto de 43,5 metros de distancia superior al récord de Knievel que lo hizo como máximo sobre 50 coches y 36,6 metros.

El segundo reto ha sido saltar sobre 16 enormes autobuses. Una maniobra que llevó a Pastrana a volar 58,5 metros, volviendo a superar los récords de Knievel, quien en octubre de 1975 lo completó sobre 14 autobuses y 40,5 metros de distancia. Fue el salto que más velocidad requirió para completarlo.

Después de estos dos retos, Pastrana fue escoltado por la policía de Las Vegas por las calles de la ciudad hasta el Caesars Palace, el mismo lugar en el que Evel Knievel intentó saltar la fuente del casino. Lo consiguió, pero falló el aterrizaje a casi 150 km/h fracturándose la pelvis, la cadera, el tobillo derecho, las manos, las muñecas y una contusión cerebral que le tuvo en coma un mes.

Foto: Especial

De los tres saltos no es el más largo, pero sí el más complejo al tener mucho menos espacio tanto para conseguir la velocidad necesaria como para el aterrizaje. Pastrana arrancó fuerte, voló sobre la fuente y aterrizó duro sobre la rampa, llegando a perder uno de sus pies de los estribos, pero clavando el espectáculo.

Foto: Especial

"Es un honor para mí vivir un día en las botas de Evel", aseguró Pastrana tras uno de los mayores retos de su vida. "Saltar la fuente de Caesars Palace es el santo grial de los pilotos de acrobacias y el más icónico en el repertorio de Knievel porque él nunca lo logró".

Las tres han sido acrobacias perfectas; no es para menos conociendo a Pastrana y sus shows con el Nitro Circus. Pese a que sus locuras parezcan arriesgadas o improvisadas, detrás siempre hay multitud de ensayos y cálculos para ajustar al milímetro cada una de las rampas, su forma e inclinación. Más aún si es para un evento de trascendencia global.

Evel Knievel, legendario motociclista 'stuntman'. Foto: Especial

Como mérito adicional hay que apuntar que Pastrana durante la noche de ayer no se encontraba al 100% físicamente. El piloto aún estaba convaleciente de una lesión de muñeca.

POR JESUS MARTIN PARA MOTORPASION MOTO

MotorPasion Moto

Página especializada en el mundo del motociclismo motorpasionmoto.com