Foto: Especial
¿Por qué las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki son prósperas hoy en día, mientras que Chernóbil, en el norte de Ucrania, no lo es?

El pasado seis y nueve de agosto, se cumplieron 70 años de las bombas atómicas dejadas caer sobre Hiroshima y Nagasaki, y del 26 de abril de 1986 para acá, han transcurridos 41 años de la explosión de la central nuclear de Chernóbil. ¿Por qué las dos ciudades japonesas comenzaron a ser reconstruidas un año después de las bombas, de tal manera que ahora son dos ciudades prósperas, mientras que ese no es el caso de Chernóbil?

Hace 70 años las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki fueron blanco de dos bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos que causaron enorme devastación y destrucción.

En Hiroshima vivían unas 350 mil personas. Se calcula que la bomba que cayó el 6 de agosto 
de 1945 mató ese día a 80 mil personas. Todavía se disputa cuál fue el número total de muertos en la ciudad, debido a las heridas sufridas en la explosión y a los efectos de la radiación, pero la cifra varía entre 90 mil y 166 mil.

Ochenta por ciento de los edificios fueron destruidos.

Hoy habitan en esa ciudad un millón 174 mil personas.

En Nagasaki, el día de la explosión nuclear, el 9 de agosto de 1945, vivían en la ciudad 265 mil personas.

En menos de un segundo tras la detonación, el norte de la ciudad quedó destruido y se calcula que entre 39 mil y 80 mil personas murieron.

Hoy viven en esa ciudad unas 450 mil personas. Hiroshima y Nagasaki comenzaron a ser reconstruidas un año después de que cayeron las bombas.

Hiroshima antes

El peor desastre

Ahora adelantémonos en el tiempo 41 años... 

En la madrugada del 26 de abril de 1986 ocurrió el que ha sido calificado como “el peor desastre nuclear de la historia”.

Ese día, uno de los cuatro reactores de la planta nuclear de Chernóbil, en Ucrania, que entonces formaba parte de la Unión Soviética, explotó y causó un incendio que liberó enormes cantidades de partículas radioactivas a la atmósfera.

Como consecuencia directa del accidente murieron 31 personas. Pero aún continúan investigándose los efectos a largo plazo de la radiación, y particularmente cómo ha afectado el cáncer a las nuevas generaciones.

Tras el accidente fue decretada una ‘Zona de Exclusión’ de 30 kilómetros alrededor de la planta nuclear, la cual cubre un área de aproximadamente 2,600 km2 en Ucrania, donde aún hay restos de contaminación radioactiva y donde el acceso está restringido.

Reconstrucción y exclusión

¿Cómo fue posible que Hiroshima y Nagasaki, que sufrieron explosiones nucleares tan devastadoras y tan enorme pérdida de vidas, sean ahora ciudades prósperas y habitables, mientras Chernóbil es un lugar deshabitado y seguirá siéndolo quizás por miles de años?

La revista de noticias Gizmodo, especializada en tecnología, es uno de los pocos medios que se han hecho esta pregunta.

En este sentido los especialistas han establecido tres razones principales para aclarar el asunto: la cantidad de combustible nuclear involucrada en los eventos, las diferencias en el tipo de material que provocó la reacción nuclear y la ubicación de los lugares donde 
ocurrieron las explosiones.

Hiroshima Ahora


Veamos cada una de ellas.

1. la cantidad de combustible nuclear involucrada

La bomba Little Boy (que cayó en Hiroshima) transportaba 63 kilogramos de uranio enriquecido, mientras que la Fat Man (la bomba de Nagasaki) contenía 6.2 kilos de plutonio.
El reactor número cuatro de Chernóbil contenía 180 toneladas de combustible nuclear del cual el 2% (3,600 kilos) era uranio puro.

Cuando explotó el reactor se calcula que se liberaron siete toneladas de combustible nuclear. En total Chernóbil emitió 100 veces más radiación que las bombas que cayeron sobre Nagasaki e Hiroshima.

2. Las diferencias en el tipo de material que provocó la reacción nuclear 
En la bomba de Hiroshima, sólo hizo reacción cerca de 0.90 kilos de uranio. De igual forma, 0.90 kilogramos de plutonio fue sometido a una fisión nuclear en Nagasaki.

La bomba Little Boy que cayó en Hiroshima transportaba 63 kilogramos de uranio enriquecido.

En Chernóbil, sin embargo, unas siete toneladas de combustible nuclear —con enormes cantidades de partículas radioactivas— escaparon a la atmósfera.

Cuando se fundió el combustible nuclear, se liberaron isótopos radioactivos que incluían xenón, yodo radioactivo y cesio.

3. La ubicación de los territorios y el lugar donde ocurrieron las explosiones 
Las bombas de Hiroshima y Nagasaki fueron detonadas en el aire, a cientos de metros sobre la superficie de la Tierra.

Como resultado, los depósitos radioactivos se dispersaron por el efecto de la nube creada por la explosión.

Nagasaki antes


En Chernóbil, sin embargo, cuando se fundió el reactor cuatro en la superficie, se produjo una activación de neutrones que provocó que el suelo de la región se volviera radioactivo.
La página Physics Stack Exchange (un sitio de intercambio de conocimientos para investigadores, académicos y estudiantes de física) tiene otra explicación.

“Aunque funcionan sobre la base de los mismos principios, la detonación de una bomba atómica y el colapso de una planta nuclear son procesos muy diferentes”, explican los expertos.

“Una bomba atómica –agrega la nota de la página especializada antes mencionada— está basada en la idea de liberar la mayor cantidad de energía posible de la reacción de una fisión 
nuclear en el menor tiempo posible.

“La idea es crear el mayor daño y devastación posible para anular a las fuerzas enemigas.

“Así, los isótopos radioactivos que se crean en una explosión atómica tienen un período de vida relativamente corto.

Nagasaki ahora


“Pero como un reactor nuclear está diseñado para producir energía de un proceso de reacción lento y sostenido, esto resulta en la creación de materiales de desechos nucleares que tienen una vida relativamente larga.

“O sea que la radiación inicial de un accidente nuclear puede ser mucho más baja que la de una bomba, pero su tiempo de vida será mucho más largo.

“Se calcula que pasarán miles de años (se ha hablado de 20 mil), para que la zona de exclusión de Chernóbil vuelva a ser habitable”, dice la conclusión de la revista antes mencionada. 

Chernóbil antes
Chernóbil ahora