AP
Afirmó que las acusaciones de acoso en su contra eran una conspiración demócrata, cuando atacó a una senadora. Al menos 16 mujeres han acusado a Trump de agresión sexual

Kirsten Gillibrand, junto con tres senadores demócratas ha exigido la renuncia de Trump, por las numerosas acusaciones de mala conducta sexual en su contra.

“No voy a ser silenciada en este tema. Ni las mujeres que se pusieron de pie ante el presidente ayer, ni tampoco los millones de mujeres que han estado marchando desde la marcha de las mujeres para oponerse a las políticas con las que no están de acuerdo”.

Trump destacó a Gillibrand e ignoró a los senadores que también le pidieron que renuncie: el senador de Vermont Bernie Sanders, el senador de Nueva Jersey Cory Booker y el senador de Oregon Jeff Merkley.

Los comentarios de Trump se produjeron un día después de que tres mujeres que anteriormente acusaron a Trump de acoso sexual compartieron sus historias en una entrevista en NBC y en una conferencia de prensa en Nueva York.

Si bien la Casa Blanca ha expresado su deseo de no volver a publicar las acusaciones, el estallido del presidente volvió a centrar la conversación en su trato hacia las mujeres.

 

Las mujeres que contaron sus historias: Jessica Leeds, Samantha Holvey y Rachel Crooks, instaron al Congreso a investigar el comportamiento de Trump.

Una cuarta acusadora, Melinda McGillivray, apareció en NBC el martes por la mañana para hablar sobre su propia acusación de mala conducta sexual contra Trump.

McGillvray, quien al igual que las otras mujeres había compartido inicialmente su historia durante la campaña de 2016, acusó a Trump de haberla manoseado en 2003 en su hotel Mar-a-lago en West Palm Beach, Florida.

McGillvray dijo que tenía 23 años en ese momento y fotografió un concierto en la propiedad de Trump.

Al menos 16 mujeres han acusado a Trump de agresión sexual. En muchos casos, el comportamiento que describen refleja lo que Trump mismo se jactó de hacer en una cinta de Access Hollywood 2005 filtrada meses antes de las elecciones de noviembre. En la grabación Trump se jactó de besar y manosear mujeres sin su consentimiento.

En una conferencia de prensa el marte, los legisladores se lamentaron de que mientras otros hombres poderosos del entretenimiento, los medios y la política habían sido responsabilizados por acusaciones de mala conducta sexual, las quejas de los acusadores de Trump habían “caído en saco roto”.

Con información de The Guardian