Foto: Pexels
La pandemia por el COVID-19 ha cancelado todo evento social y conglomeraciones sociales. Estos son algunos testimonios de personas que tuvieron que cancelar planes que llevaban meses gestándose.

Desde el pasado martes 17 de marzo, la pandemia por el COVID-19 obligó la suspensión de eventos sociales planeados llevarse a cabo la segunda quincena de este mes. En VANGUARDIA recibimos mensajes y llamadas que buscaban cancelar o posponer la cobertura. Cumpleaños, reuniones, bodas… de todo.

La pregunta más obvia es también una que no tiene respuesta clara. ¿Hasta cuándo va a durar la cuarentena? Las nuevas fechas pronostican una temporada de julio a octubre llena de eventos sociales, pero no antes.

Hablamos con una novia, una wedding planner, un fotógrafo de bodas y con dueños de salones de eventos que tuvieron que cancelar, posponer, reagendar y negociar sus eventos en tiempos de coronavirus; nos contaron su experiencia y algunos tips para afrontar esta situación y mantenerse positivos.

Alondra se casaba el 18 de abril

Imagina cancelar tu boda semanas antes de que se realice. Posponer un evento que llevabas meses planeando para que fuese perfecto. 

Una pandemia ataca al mundo y tienes que obedecer a los gobiernos, instituciones y negocios que sugieren quedarse en casa; posponer y cancelar reuniones, dejar todo para después. Exacto: la pesadilla de cualquier novia. 

Si tú no lo estas imaginando y eres quien ya tuvo que posponer su boda; llora, se vale. Grita. Enojate. Pero, reponte rápido, sigue imaginando tu boda y proyectándola igual de perfecta y especial… para cuando tenga que ser.

“Hace un año comencé la planeación de mi boda, fue toda una odisea, lograr coincidir los tiempos de mi pareja, el mío y el de los proveedores, fue todo un reto. Una tarea que me llenó de emoción y me hizo muy feliz. Pero decidimos posponer la fecha, es una decisión que vale la pena, es la decisión más responsable que podemos tomar de nuestra parte, no podemos arriesgar a nuestros familiares ni amigos”, explicó María Alondra Galindo.

Reagendar o cancelar no es una opción sino una obligación social que sin duda ha golpeado al sector que se encarga de la organización de bodas y eventos masivos. 

Es la decisión más responsable que podemos tomar de nuestra parte, no podemos arriesgar a nuestros familiares ni amigos
María Alondra Galindo.
Pareja se casa sin invitados por coronavirus

Reservaciones, contratos, pruebas de vestuario o catering: todo se aplaza.

Es un hecho que la mayoría de las bodas de marzo y abril se han anulado y reagendado; y con las de mayo y junio aún no se sabe. 

Los empresarios dueños de palapas, salones de eventos, fotógrafos y catering estudian cómo lidiar con este el paro indefinido de su actividad, quienes además temen afecte en el incremento de eventos masivos en las el segundo semestre del año. 

Todos se han visto en la necesidad de brindar facilidades a sus clientes para buscar otra fecha. “La hemos pasado para el 2 de octubre”, cuenta Alondra. 

Un día realizando llamadas fue lo que le bastó para volver a soñar con el gran día. 

“Mis proveedores se portaron súper bien, mi fotografía, mi decoradora, los del salón, incluso la iglesia. Todos muy accesibles. Y es que creo que todos están conscientes de que la salud es prioridad”, explicó Alondra.

Calma, vamos a encontrar una nueva fecha
Alondra Galindo

La ilusión sigue en temporada saturada

Según el Inegi, por año se registran unos 570 mil matrimonios en el país.

Decenas de eventos sociales, como bodas, 15 años y bautizos que se realizarían este mes, entre abril y mayo se han pospuesto debido a la contingencia por el coronavirus, situación que ha puesto de cabeza a los proveedores y organizadores de eventos ante la saturación de servicios para el segundo semestre del año.

Rodrigo Aguilera, fotógrafo de bodas en la ciudad de Saltillo, explica que si bien la contingencia no lo ha orillado a perder dinero o cancelar eventos, si lo ha empujado a reagendar su año y buscar ser empático con los clientes para que, en la medida de lo posible, se puedan hacer coincidir las fechas para que el evento contratado se realice tal y como estaba planeado, pero en otra fecha.

“Es triste posponer la ilusión que una pareja tenía planeada desde hace tiempo, sin embargo es momento de tomar esto con una actitud positiva y agendar una nueva fecha”.

Más de 100 eventos (bodas, xv años, reuniones) dejaron de realizarse esta semana en Saltillo

De igual manera la wedding planner Nydia Moncada Flores, apunta que no ha recibido cancelaciones de eventos, pero sí reprogramaciones y permanecen en pie todas las fechas programadas de agosto a diciembre.

“Las crisis son oportunidades para sacar nuevos proyectos y nuevas ideas, es un proceso en el que se sufre y en algunos casos se tiene que ceder, no es sencillo coincidir”.

Hugo Oviedo de Recepciones Lourdes, indica que tampoco han recibido cancelación de eventos, pero sí muchas reprogramaciones de fechas, en la que es difícil lograr que los prestadores de servicios contratados como local, mobiliario, floristas, iluminación, decoradores, entre otros, puedan coincidir.

Sin embargo, hacen lo posible por ayudar a los clientes y así encontrar una fecha en la que todos o la mayoría de los proveedores ya reservados pueden dar el servicio.

Un detalle importante es que los eventos se están posponiendo para temporadas previamente llenas o saturadas, como lo son los meses de septiembre a diciembre, por lo que es difícil hacer coincidir las fechas.

Ante esto, los proveedores manifiestan que se están ocupando los días jueves, viernes y domingos, ya que los sábados están saturados.