Archivo
Gobierno Federal anunció dos bolsas de recursos extraordinarios que podrán concursar las 35 Universidades Públicas Estatales que denunciaron recortes importantes a sus presupuestos

CDMX.- El gobierno federal anunció dos bolsas de recursos extraordinarios que podrán concursar las 35 Universidades Públicas Estatales que denunciaron recortes importantes a sus presupuestos.

En una reunión en la sede de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, el subsecretario de Educación Superior, Luciano Concheiro, dio a conocer que se prepara un fondo de 2 mil 500 millones de pesos para ayudar a las universidades en crisis a cerrar el año, y otro fondo de 4 mil 500 millones de pesos para respaldo de la política salarial que se aplicará durante 2020.

En el encuentro, que se extendió durante dos horas, estuvo presente Héctor Garza, el Oficial Mayor de la SEP, la directora general de Educación Superior Universitaria, Carmen Rodríguez Armenta, así como los rectores o representantes de las 35 universidades públicas que existen en el país y que reciben recursos federales para su operación; en la invitación se les enfatizó que era “muy importante” su presencia o que, en todo caso, enviaran a un representante.

SUSTITUIRÁ PROGRAMA

El fondo de 2 mil 500 millones de pesos vendrá en sustitución del programa U081 que se eliminó del presupuesto y será concursable entre las instituciones; se dejó claro que quienes obtengan estos recursos tendrán que garantizar el “par y paso” con los gobiernos estatales, es decir, que estos hagan las aportaciones que por ley les corresponden.

La bolsa de respaldo a la política salarial será de 4 mil 500 millones de pesos y servirá para ayudar a las instituciones a respaldar los incrementos salariales que por ley se les tienen que dar anualmente a los trabajadores y que hasta este año, habían salido del gasto corriente de las universidades.       

Los recursos que eran para gasto de operación o funciones sustantivas, se tenían que aplicar para nómina porque en el presupuesto de la federación no se contemplaban los aumentos salariales de ley.