Vinculan a proceso a 4 por homicidio y secuestro de Marisa; piden perspectiva de género
Los hombres fueron procesados por el secuestro agravado que culminó con el asesinato de la víctima. La jueza de control del Ministerio Público solicitó llevar el caso con perspectiva de género

Este miércoles fueron vinculados a proceso 4 personas por el secuestro agravado que culminó con el asesinato de la víctima, donde la jueza de control solicitó llevarle caso con perspectiva de género.

Este hecho ocurrió durante los primeros días de Mayo, cuando los familiares de Marisa denunciaron la desaparición de su madre.

Marisa fue privada de su libertad desde el día 7 de mayo, y posteriormente, el día 10, las autoridades dieron a conocer el hallazgo de su cuerpo sin vida, con señales de violencia.

De acuerdo con el primer parte, presentado por el Ministerio Público durante la audiencia inicial contra los cuatro imputados, fue el pasado viernes cuando Marisa Valdés fue extraída de su domicilio para ser víctima de un robo.

La teoría del caso formulada por la autoridad indica que Karen N, empleada doméstica de la víctima, abrió las puertas del domicilio de Marisa, ubicado en Residencial Fátima, para que dos de los perpetuadores la ataran de manos y le colocaran cinta en la boca, con el fin de extraerla para realizar el hurto.

Entre los dos hombres que la privaron de la libertad, se encuentra Abel, el esposo de Karen, quien ingresó a la víctima a su propia camioneta, mientras que su compañero Brayan extraía otras pertenencias del domicilio. De acuerdo con el parte, Karen habría sido amenazada por su pareja para cometer el robo, mientras ella se ocultó en la lavandería del domicilio.

También se detalló que ese mismo día, el 7 de mayo, Brayan descendió del vehículo con las pertenencias en un domicilio de la colonia Valle de las Flores, y Abel decide dirigirse a una casa de seguridad improvisada por José “N” –todavía prófugo- en el Ejido Puerto México, donde la mantuvieron varios días privada de la libertad, y en donde además fue violentada sexualmente, de acuerdo con el parte.

Finalmente, el 10 de mayo, Marisa fue trasladada al ejido El Mezquite, en Galeana, Nuevo León, donde José le habría practicado un corte en el cuello, mismo que terminó con su vida. La necropsia indica shock hipovolémico a trayecto de herida en el cuello con arma blanca, como causa de muerte.

Debido a que Marisa era una persona mayor de 60 años y mujer, además de la violencia que sufrió en el acto, la jueza pidió a los ministerios públicos desarrollar la investigación con perspectiva de género.

En este caso donde se configuró que la mecánica inició propia de un secuestro exprés, existen seis agravantes que se acumularán para el desarrollo de la investigación, como lo son el allanamiento a su domicilio, que hubo participación de más de dos personas, violencia sexual, además de la privación de la vida.

Durante una rueda de prensa, la juez informó los detalles a los que se someterá la causa penal, e informó que estos delitos persiguen penas que van desde los 80 hasta los 140 años, pero esto dependerá de la individualización de cada una de las penas de los imputados, en caso de quienes resulten culpables.

El caso con causa penal 845/2021, fue sometida a un plazo de investigación complementaria de 4 meses, tiempo en el cual, debido a que el delito que se persigue es considerado como grave, los imputados permanecerán bajo prisión preventiva.