Foto: Especial
A través de redes sociales, familiares, amigos y fanáticos del actual presidente de Estados Unidos dicen que hay irregularidades sin demostrarlo

ESTADOS UNIDOS.- Desde afirmar que votaron personas muertas, pasando por el sufragio de niños o sosteniendo que no los dejaron ver las boletas, las acusaciones sin pruebas de los seguidores, amigos y familiares del, hasta ahora, presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no han parado luego de revelarse el triunfo de Joe Biden para dirigir el país desde la Casa Blanca.

Y es que al parecer Trump los motivó a seguir hasta el último instante en redes sociales, donde ellos han intensificado los llamados a un fraude electoral que hasta ahora no es comprobado y solamente quedan en eso: publicaciones sin pruebas.

Uno de los que más generado publicaciones de esta índole es Matt Schlapp, presidente de la Unión Conservadora Estadunidense que ha sido constante en afirmar supuestas irregularidades en las elecciones presidenciales.

Entre sus publicaciones destaca que tiene registro de personas muertas votando, que hubo republicanos que no pudieron participar en el sufragio, adherentes al mismo bloque que no se les permitió ver el conteo, denuncias de personas que vieron corrupción en la revisión de las papeletas y niños que sí votaron. Pero ninguna de estas han sido demostradas.

El comentario de Schlapp ha escalado a varios niveles en la cúpula de Trump, el cual fue compartido por el hijo de éste, Eric, quien incluso agregó que "hay muchos (casos) más", pero también no ha demostrado con pruebas su afirmación.

Otros mensajes han tenido un tono un tanto más amenazantes, como es el caso de Ryann McEnany, encargada del equipo de redes sociales de la campaña de Trump, quien dijo en Twitter que "han desatado una bestia en todos nosotros. El Movimiento es más fuerte que nunca", un comentario que también su compartido por la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany.

Desde la cúpula republicana, Ronna McDaniel, presidenta del comité nacional del bloque político, apuntó a los medios de comunicación, afirmando que el conteo de votos en otros estados aún continúa, a pesar de que ya Biden cuenta con más de 270 sufragios electorales.

"Los medios no deciden quién gana las elecciones, son los votantes. En varios estados, los márgenes son muy estrechos con el conteo en curso, varios de los cuales están destinados a recuentos".

El director de Comunicaciones de Donald Trump, Tim Murtaugh, fue otra de las personalidades que se han puesto casi de cabeza a generar constantes ataques a los medios de comunicación. Entre sus últimas publicaciones está un recordatorio que hizo cuando en algunos estados se creyó que Al Gore sería el presidente del país, una situación que cambió luego de que Geroge W. Bush obtuvo el triunfo electoral.

Si bien Twitter ha estado prácticamente de forma constante lanzando advertencias a los mensajes de Donald Trump que acusan sin fundamentos un fraude electoral o que se autoreconoce como ganador de las elecciones presidenciales, sin que exista una autoridad oficial que lo ratifique, hasta ahora no ha mostrado la misma refutación a algunos seguidores del magnate.

Una situación probable es que, por el momento, no hay registro de que un usuario haya denunciado estas publicaciones, un hecho que se puede hacer en las herramientas habilitadas por el sistema.

Las declaraciones de Trump y sus seguidores dista mucho a la de Joe Biden y sus cercanos, quienes han pedido a los ciudadanos sanar el alma de Estados Unidos y dejar de ver a los oponentes políticos como enemigos del país.