La ofensiva saltillense se quedó corta ante la poderosa artillería de los Toros.
El cuarto juego, uno que se llenó de batazos, fue para los Toros de Tijuana, quienes se pusieron a un triunfo de avanzar. Saltillo no tiene más opciones que buscar tres triunfos si quiere ir a la Final del Norte

Toros montó par de rallys gordos en la cuarta y novena entradas para vencer a los Saraperos de Saltillo en batalla de ofensivas por pizarra de 17-9 y así ponerse a un triunfo de la Final de la Zona Norte. La Nave Verde aún tiene vida, pero ya no hay margen de error para ellos.

Luego de que los primeros tres choques entre saltillenses y astados fueron cerrados duelos de pitcheo, el cuarto se cargó totalmente al lado de las ofensivas, pues la fiesta de batazos se hizo presente en el Parque Madero y así una pizarra bastante abultada.

Saraperos y Toros fueron oportunos con sus imparables para armar ofensivas productivas, tanto que los timoneles, Roberto “Chapo” Vizcarra por los locales y Óscar Robles por los fronterizos, se vieron obligados a utilizar 14 relevos combinados, 7 por bando.

Las defensivas fueron exigidas al máximo, pero los tripulantes de la Nave Verde mostraron mayor nerviosismo al cometer 5 pecados que al final costaron 4 carreras sucias en la cuenta.

Sin embargo, el mérito de los bateadores tijuanenses fue total, pues sumaron 20 imparables, 4 de ellos de vuelta entera, con los que tejieron un holgado triunfo.

Héctor Ambriz, abridor por Saltillo, fue el más dañado con 5 carreras en su cuenta, de las cuales 4 fueron limpias; Salvador Valdez y José Miguel Piña, ambos relevos en el cuarto rollo, también registraron daño en el primer rally de los Toros.

El ataque de Saraperos, que arrancó respondiendo bien para dar la voltereta y se mantuvo productivo hasta el quinto rollo manteniendo la esperanza, se cayó en el último tercio del partido, donde Tijuana amarró la victoria con otro rally de 5 carreras, de las cuales 4 fueron para Demetrio Gutiérrez, a quien le ligaron 4 imparables, par de ellos bambinazos espalda con espalda de Javier Salazar y un encendido Junior Lake, quien tuvo juego de multicuadrangulares.

Después de que El Dragón del Norte había despertado, los Toros “cornaron” su orgullo. Saraperos aun tiene vida en esta serie, pero el margen de error es nulo, pues deberán de ganar 3 partidos al hilo para poder avanzar. De lo contrario, cualquier caída le pondría fin a la campaña de los saltillenses.