Migrantes pasaran Navidad durmiendo en las calles de Coahuila, sin una cena, celebración o regalo

Coahuila
/ 6 diciembre 2021

Lejos de sus familiares, de su tierra y sin la certeza de cenar en Noche Buena, los “catrachos” aprovechan solo las fiestas decembrinas para conseguir mejor paga por su trabajo limpiando casas o en la “obra”, pues la gente es más solidaria, aseguran.

Hace casi tres Navidades que Lucía no celebra, pese a las luces de colores y buenas acciones que adornan la época, para ella y sus hermanos las fiestas decembrinas solo son una noche más desde que salieron de Honduras intentando llegar a EU.

Lejos de sus familiares, de su tierra y sin la certeza de cenar en Noche Buena, los “catrachos” aprovechan solo las fiestas decembrinas para conseguir mejor paga por su trabajo limpiando casas o en la “obra”, pues la gente es más solidaria, aseguran.

Sin embargo, durante todo el año les es mucho más complicado reunir los pasajes para trasladarse de un municipio a otro hasta cruzar el país para llegar a la frontera e intentar cruzar para continuar el “sueño americano” que les permita tener una mejor calidad de vida.

“La Navidad fue bonita en su tiempo, en mi cultura nos juntamos un pueblo con otro, hacíamos comida catracha, estuvimos unidos mientras que pudimos, pero la vida es dura, es un país corrupto donde el gobierno no hace nada por su pueblo”, comenta Lucía, de la mano de su pequeña hija.

Pese a que la Navidad es una de las temporadas de menos carencia para los hondureños, consideran, esa armonía no vale la pena por las carencias que se enfrentan durante todo el año, las injusticias, salvajadas o pobreza extrema.

Lucía va por su tercer intento de cruzar hacia Estados Unidos.

“Ahora sí que donde nos agarre la noche o el día, ya no se celebra, se da gracias de estar vivo, de tener salud, de seguir en pie de lucha pero la Navidad nada más es una época donde la gente se porta bien, a veces más solidaria pero nada más”, comentó la hondureña.

Más migrantes como ella pasarán la noche durmiendo en las calles, sin una cena, celebración o regalo.

Pasarán la noche durmiendo en las calles, sin una cena, celebración o regalo y sí así fuera, desearían como obsequio “poder cruzar al otro lado” y quizá probar una vez más el pollo chuco hondureño.
COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio