Profeco lanza alerta por fallas en carrocería de vehículos Volvo

Autos
/ 14 julio 2021

La Profeco detalló que después de las investigaciones de calidad realizadas se identificó un riesgo en la instalación de la unidad de control del sistema de retención suplementario en la carrocería de los autos

Este miércoles, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) alertó a los usuarios de vehículos de la marca Volvo modelos XC60 y XC90 año 2021 por posibles fallas en el acoplamiento con la carrocería de la unidad de control del sistema de retención suplementario.

Por medio de un comunicado, la Profeco detalló que después de las investigaciones de calidad realizadas se identificó un riesgo en la instalación de la unidad de control del sistema de retención suplementario en la carrocería de los autos.

Y es que según la institución, la carrocería no fue acoplada de acuerdo con las especificaciones necesarias.

“Lo anterior puede generar variaciones en el correcto funcionamiento de la unidad de control, por lo que para evitar riesgos y prevenir accidentes se emitió la alerta”, explicó.

A su vez indicó que en caso de detectar una falla en la unidad de control del sistema de retención suplementaria, los vehículos encenderán un mensaje que diga “Servicio Urgente” y se activará una luz de advertencia.

Si la unidad de control del sistema de retención suplementario no está conectada a tierra correctamente, otras unidades de control electrónico (ECU) posiblemente establecerán DTC (códigos de diagnóstico de problemas).

Asimismo, la Profeco señaló que existe el riesgo de que la unidad de control del sistema de retención suplementario se suelte en un accidente y no se logre el rendimiento necesario con respecto a la protección de los ocupantes: activación de dispositivos, como las bolsas de aire, cinturones, o desconexión de batería de alto voltaje.

La automotriz informó a los distribuidores que la acción correctiva es inspeccionar, identificar y ajustar el par de tornillos en el módulo de la unidad de control del sistema de retención suplementario, para lo cual no se requiere de piezas o partes adicionales.

Los distribuidores que comercialicen estos vehículos realizarán el ajuste correspondiente antes de la entrega al cliente.

Aunque no se considera que la unidad de control del sistema de retención suplementario contenga un defecto que pudiera dañar o poner en peligro la vida, la salud o la seguridad de los consumidores, Volvo Car México comenzó las acciones correspondientes al Recall desde la identificación del riesgo y las informó a sus distribuidores, quienes notifican a 31 clientes de los automóviles comercializados.

Finalmente, la empresa informó que la campaña inició el pasado 18 de junio, y estará vigente al 17 de junio de 2051; además de que publicará en sus plataformas avisos para aumentar la difusión sobre la unidad de control del sistema de retención suplementario.