Pactan Estados Unidos y Alemania gasoducto con Rusia

Internacional
/ 22 julio 2021

Se comprometieron a “asegurar que Rusia no usará de forma inadecuada ningún gasoducto, incluido Nord Stream 2, para lograr fines políticos agresivos mediante el uso de la energía como arma"

BERLÍN, ALM.- Estados Unidos y Alemania anunciaron ayer acuerdo por el que Washington permitirá que se complete el gasoducto Nord Stream 2, a cambio de ayuda de Berlín para proteger el suministro energético de Ucrania.

El pacto resuelve la mayor fuente de tensión en la relación entre los dos países: la rotunda oposición estadounidense a ese gasoducto, que unirá Rusia y Alemania por el mar Báltico y que ya está casi terminado.

En un comunicado conjunto, Estados Unidos y Alemania se comprometieron a “asegurar que Rusia no usará de forma inadecuada ningún gasoducto, incluido Nord Stream 2, para lograr fines políticos agresivos mediante el uso de la energía como un arma”.

Aunque el Departamento de Estado subrayó que sigue “oponiéndose” a ese gasoducto por considerarlo un plan de Rusia para “extender su influencia maligna en Europa”, en la práctica ha decidido aceptar que se complete ese proyecto, terminado en más de un 90 por ciento.

El punto más importante del acuerdo es el compromiso de Alemania de promover la aprobación de sanciones contra Rusia en el marco de la Unión Europea (UE), en caso de que Moscú intentara “usar la energía como un arma” o cometiera “nuevos actos agresivos contra Ucrania”.

En ese caso, el Ejecutivo alemán buscaría impulsar medidas “efectivas” contra Moscú, lo que podría afectar a las capacidades exportadoras rusas hacia la UE en materia energética, en relación con el gas.

La oposición de Estados Unidos al gasoducto se debía principalmente a las preocupaciones de sus aliados en el este de Europa, en especial Ucrania, que teme que ese proyecto permita a Rusia desechar la ruta de tránsito de gas a través del territorio ucraniano.

Para hacer frente a ese temor, Alemania se compromete además a ayudar a Ucrania a negociar “una extensión de hasta 10 años” de sus contratos para el tránsito de gas con Rusia.