Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

¿Quién es el Capitán Fantasma?... se fugó más veces que ‘El Chapo’ Guzmán y hasta tiene su propio corrido

Noticias
/ 17 mayo 2022

Santiago Reyes Quesada, el ‘Capitán Fantasma’ se convirtió en leyenda al fugarse con gran facilidad de las prisiones en México, incluido el palacio negro de Lecumberri

Santiago Reyes Quesada se convirtió en una leyenda entre los delincuentes gracias a la facilidad que tenía para fugarse de todas las prisiones a las que cayó a lo largo de su vida criminal.

Recibió el sobrenombre de “Capitán Fantasma” primero por utilizar la vestimenta de Capitán del Ejército al cometer sus delitos y por la facilidad que tenía de fugarse de las prisiones en las que estuvo.

El primer reporte que se tiene de Reyes Quesada se registró en el año 1938, cuando un joven de “ojos azules” con 15 años de edad, oriundo de Los Ángeles, California, fue detenido en Tamaulipas por robar accesorios de un automóvil.

El muchacho que en esos tiempos era llamado “El Jimmy” permaneció 60 días en un Tribunal para Menores de Tampico, donde aprendió carpintería y ebanistería, y luego escapó.

Semanas después, Reyes Quesada volvió a delinquir, en esta ocasión asaltó un pequeño comercio en compañía de 3 amigos.

Para su mala fortuna fue detenido y llevado de regreso a prisión, donde fue colocado en una celda especial para reincidentes.

Apoyado por otro prisionero, Reyes Quesada logró huir de nueva cuenta tras romper unos cristales y huir del Tribunal tras deslizarse por un angosto pasillo.

TE PUEDE INTERESAR: ‘El Mayo’ Zambada y 500 sicarios llegan a Veracruz para ‘aniquilar’ al CJNG... y amenazan a Cuitláhuac García

Un año después, en 1939, ya en la Ciudad de México, Reyes Quesada fue detenido por robo a comercios por lo que fue llevado a otro Tribunal para Menores ubicado en la colonia San Rafael, de donde se fugó un domingo, mezclándose entre las personas que realizaban una visita.

Reyes Quesada fue recapturado cerca de la colonia Morelos y regresó a la cárcel donde, en esta ocasión, enamoró a un celador homosexual para que lo dejara escapar.

Fue así como el joven huyó del Tribunal escondido entre la basura.

Años después regresó al norte del país para delinquir en Tampico, Tijuana, Monterrey, Torreón, Zacatecas y San Luis Potosí.

En 1945 fue detenido en Tamaulipas y de nueva cuenta fue a parar a una prisión estatal. Con las ganancias de sus robos, Reyes Quesada sobornó a dos custodios para que lo dejaran escapar en Navidad.

Tras esta nueva huida, Reyes Quesada regresó al Distrito Federal donde compró un uniforme del Ejército para hacerse pasar por militar; además, fabricó una credencial de identidad falsa a nombre de “Roberto López Hernández” y mandó a ponerle a su vehículo un escudo de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Su huida del Palacio Negro de Lecumberri

Para 1948, Reyes Quesada, quien ya era apodado “El Capitán”, fue detenido y llevado a la prisión de Lecumberri, donde en diciembre de ese año sobornó a 2 custodios para que le prestaran un overol y se hiciera pasar como comisionado en la Dirección, lo que le permitió meterse en un camión y abandonar la cárcel.

Al regresar a la Ciudad de México, Reyes Quesada fue nuevamente arrestado.

Para abandonar la cárcel, el “Capitán Fantasma” fingió estar enfermo y fue llevado al Hospital Juárez, de donde se fugó gracias a un descuido de sus vigilantes.

En 1951, Reyes Quesada fue recapturado nuevamente en el Distrito federal y regresó a Lecumberri, de donde se fugó con otro reo luego de limar los barrotes del juzgado tercero penal.

Años después, Reyes Quesada regresó a Tamaulipas donde fue recapturado por enésima vez.

Sus fugas en Tamaulipas

Fue en 1950 cuando el famoso ladrón “El Capitán Fantasma”, Santiago Reyes Quezada se escapó en un camión de basura del penal de Tamatán en Ciudad Victoria donde purgaba pena por robo a una joyería.

El Capitán Fantasma también se fugó del penal de Andonegui en Tampico, donde entró por robar la casa del político Manuel A. Ravize. De ahí escapó en una cantina de madera que él mismo fabricó para el gobernador Horacio Terán, además estuvo en otras prisiones más.

En agosto de 1957, Reyes Quesada fue capturado mientras paseaba junto a 2 hermosas mujeres.

Esta vez, el “Capitán” aceptó ser culpable de 17 asesinatos y el robo de 17 vehículos último modelo. Tras la declaración fue llevado a la prisión de Salgado, Guanajuato.

Días después de su detención, Reyes Quesada se escapó cortando los barrotes de la cárcel.

Unos 15 días después de escapar de prisión, Reyes Quesada asaltó un camión de pasajeros en Aguascalientes y semanas más tarde entró a la famosa Casa de Vidrio donde robó 60 mil pesos.

En julio de 1959, Reyes Quesada volvió a ser detenido. En esta ocasión, el “Capitán” optó por dejar de comer hasta enfermar para ser llevado al Hospital Civil, de donde se fugó el 23 de agosto de ese año.

Tres meses después fue llevado al penal de Nuevo León, que contaba con un moderno sistema de alarma, así como una torre desde donde vigilaban militares armados.

Se decía que Reyes Quesada no se escaparía de esta prisión, pero en agosto de 1962 salió del penal escondido en un mueble fabricado por él.

El llamado “Capitán Fantasma” continuó su vida criminal y, fue hasta 1971, cuando entró a la Penitenciaría de Puebla de donde ya no pudo escapar.

El Capitán Fantasma fue tan popular en su época que cuenta con un corrido, interpretado por diversos artistas, como el dueto de Carlos y José con el que ha traspasado las fronteras, también cuenta con una película que narra sus escapes de cárceles mexicanas “Las siete fugas del Capitán Fantasma”.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Artículos destacados