El privilegio de los hermosos

Show
/ 26 septiembre 2021

Tenemos todavía mucho por hacer para lograr que todos los seres humanos se sientan cómodos y felices en su propio cuerpo. Esto debería ser un derecho, no un privilegio.

1.- El 10 de mayo de 1965 nació en Ontario, Canadá, alguien que ya para 1988 habría de convertirse en una de las supermodelos más icónicas del planeta. Su rostro poseía una asombrosa simetría y todas las características que se consideraban estándar de belleza en esos momentos. Sus kilométricas piernas y estilizada figura la catapultaron a las pasarelas más prestigiosas. Su nombre fue, de inmediato, sinónimo de su gloriosa presencia: Linda Evangelista.

2.- En los años 90 del siglo pasado, ella vivió el momento de máximo esplendor de su belleza y su poder. En aquel tiempo, Linda acuñó la inolvidable frase: “Por las mañanas no me levanto de la cama por menos de 10 mil dólares”. Su fortuna –amasada sin otra herramienta que su belleza física– la colocó en la élite de las modelos mejor pagadas del mundo. Además, fue una de las mujeres más famosas de esa época, al nivel de la Princesa Diana de Gales.

3.- El sello distintivo de Linda Evangelista eran sus constantes cambios de imagen. Era tan hermosa que podía llevar el pelo negro, rubio, rojo, o cortísimo, o muy elaborado y siempre lucir espectacular. Hasta llegó a ser considerada el camaleón de las supermodelos. Su reinado en el mundo de los bellos parecía eterno. Hasta que ocurrieron dos cosas, una de ellas inevitable y la otra inesperada: el paso del tiempo y el cambio de percepción de la belleza.

4.- Se supone que las nuevas generaciones son mucho más conscientes de la diversidad y muchas personas están levantando la voz en contra de estándares tiranos de belleza. En teoría ya no se espera que alguien sea blanco, mida 1.80, tenga ojos azules y sea absurdamente delgado para ser considerado hermoso. Pero subrayo “en teoría” porque más adelante hablaremos del concepto “Pretty Privilege” (El privilegio de la belleza).

5.- Volviendo a la Evangelista, ella está viviendo el momento más oscuro de su vida. Dice que tiene cinco años recluida por las consecuencias de un procedimiento estético que se hizo en el rostro y que la dejó, según ella, irreconocible. ¡Una de las personas más hermosas del planeta consideraba necesario hacerse mejoras estéticas! ¡Y le salió mal! ¿Cómo es posible que alguien como ella haya sentido que “no era suficientemente atractiva”?

6.- La respuesta es #PrettyPrivilege que se volvió está semana tendencia en TikTok. Eso de “en todos hay belleza” y las campañas a favor de considerar atractivos a todo tipo de cuerpos ¡es pura mercadotecnia! En realidad el privilegio de la belleza sigue ofreciendo oportunidades, empleos, ventajas y hasta costosos regalos a personas que son consideradas hermosas bajo estándares muy específicos. Miles de personas lo confirmaron en sus redes.

7.- Linda Evangelista es el ejemplo por excelencia de que seguimos creyendo que el mundo se divide en dos razas: los Hermosos y los Feos. Y la supermodelo no estaba dispuesta a cambiar de bando y renunciar a las inmensas ventajas que estaba acostumbrada. De verdad tenemos todavía mucho por hacer para lograr que todos los seres humanos se sientan cómodos y felices en su propio cuerpo. Esto debería ser un derecho, no un privilegio.

Sígueme y manda tus comentarios por Instagram y Twitter en: @felixrivera333.