Archivo
Aumento de la presión ocular es la causa, ya que daña el nervio óptico, lo que lleva a la cegura total o parcial

El 50 por ciento de la población que padece glaucoma lo desconoce, lo que puede traer consecuencias irreversibles en el nervio óptico y provocar ceguera total o parcial, informa la especialista en oftalmología del Instituto Mexicano del Seguro Social en Coahuila, María Goreti Vargas.

El 40 por ciento de quienes padecen diabetes, también sufren de glaucoma.

El glaucoma de ángulo abierto, donde el aumento en la presión suele ser pequeño y lento, es el más común y con mayor posibilidad de ser hereditario, además no presenta síntomas y deriva en pérdida de visión lateral o periférica y en estado avanzado puede llevar a la ceguera.

 

Las personas que se pueden ver más afectadas son quienes concentran altos niveles de glucosa en su sangre, así como el factor genético (personas con familiares que lo hayan padecido).

La especialista mencionó que esta enfermedad es un grupo de lesiones que dañan el nervio óptico, que es el encargado de enviar las imágenes al cerebro. Genera presión intraocular y se le considera la segunda causa de ceguera.

El tipo de ángulo cerrado ocurre cuando el líquido se bloquea súbitamente y no puede salir del ojo, lo que provoca una elevación rápida e intensa de la presión. El aumento a menudo es repentino y daña el nervio óptico. Los síntomas aparecen y desaparecen y se puede notar dolor súbito e intenso en el órgano, visión borrosa, nauseas, vómito y enrojecimiento e inflamación.

 

En tanto, el modo secundario puede ser de ángulo abierto o cerrado, y es el resultado de alguna otra condición médica en el ojo o en
el organismo.

El glaucoma congénito aparece en los bebés y la mayoría de los casos se nota cuando tienen pocos meses de nacidos. Se detecta opacidad en la parte frontal del ojo, agrandamiento y enrojecimiento, sensibilidad a la luz y lagrimeo.

La experta del IMSS sugiere a todas las personas mayores de 25 años a que se realicen revisión de su vista por lo menos una vez al año y aumentar la frecuencia conforme pase el tiempo.

Grupos de riesgo
Los grupos de riesgo para padecer glaucoma son:
 

1
Mayores de 60 años.
2
Pacientes con enfermedades crónicas (diabetes, hipotiroidismo o hipertensión).
3
Quienes tengan antecedentes familiares.
4
Personas con lesiones oculares o miopía
5
Aquellos que consuman corticosteroides.