La policía iraquí revisa el lugar donde se ha producido un atentado con coche bomba en el distrito de Al Jadida en Bagdad, Irak. Foto EFE
Además, las milicias chiitas habrían capturado y maltratado gravemente a cientos de sunitas en los alrededores de la ciudad.

Cada vez hay más denuncias de ataques de las tropas chiitas leales al Gobierno contra la población civil sunita en medio de la ofensiva sobre la ciudad Faluya en Irak, donde dos atentados dejaron hoy además 21 muertos en Bagdad.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) aseguró hoy que hay informaciones sobre la ejecución a tiros de 17 hombres de un clan sunita por parte de miembros de la policía y milicias armadas al norte de Faluya.

Además, las milicias chiitas habrían capturado y maltratado gravemente a cientos de sunitas en los alrededores de la ciudad.

El Ejército iraquí y las milicias chiitas comenzaron el mes pasado una ofensiva para expulsar de la localidad al autoproclamado Estado Islámico (EI). Ya antes del inicio de los ataques hubo advertencias de que las tropas chiitas no debían participar en una ofensiva en el corazón sunita del país.

Las tensiones entre las dos grandes ramas del islam son una de las principales causas del caos que reina en Irak. Muchos sunitas se sienten discriminados por la mayoría chiita.

Ya en días pasados habían circulado en Internet y en medios árabes videos en los que se ven supuestamente ataques de las fuerzas chiitas contra los sunitas cerca de Faluya. Entre otras cosas se ve a hombres uniformados golpeando a prisioneros con palos mientras los acusan de ser cómplices del EI. Human Rights Watch asegura que cientos de antiguos prisioneros de la región muestran huellas de torturas en su cuerpo como quemaduras y heridas hechas con cuchillos y palos.

Las milicias chiitas iraquíes están bajo el mando oficial del primer ministro también chiita Haidar al Abadi, pero en la práctica se manejan de forma independiente. En Faluya combaten junto al Ejército. En los pasados días rechazaron las acusaciones y dijeron que sólo ha habido casos aislados de abusos. Al Abadi anunció una investigación.

De forma paralela a la ofensiva ha ido en aumento el número de ataques del EI en el país. En dos atentados hoy en Bagdad hubo 21 muertos y 60 heridos, según fuentes de las fuerzas de seguridad.

Un coche bomba explotó en un área comercial en un barrio periférico del este de Bagdad y causó 17 muertos y al menos 50 heridos. Además, en el norte de la capital se voló por los aires un suicida junto a un puesto de control del Ejército y causó la muerte de otras tres personas y 10 heridos.

El EI se atribuyó ambos atentados. Los expertos creen que son una reacción a los golpes que está sufriendo la milicia en Faluya.