AP
Luego de acusar a los Patriots de no quererle pagar 9 millones de dólares, hoy el receptor desempleado pide disculpas por toda la polémica que ha generado su conducta

Parece que el huracán llamado Antonio Brown finalmente esta bajando du magnitud, muy probablemente porque aún espera poder congraciarse con las altas esferas de la NFL y que le permitan regresar a jugar.

Para comenzar, dio un primer paso al disculparse con la organización de los Patriots y sobre todo con el dueño del equipo, Robert Kraft, debido a toda la  atención negativa que provocó durante su breve paso en Nueva Inglaterra. Dicha disculpa la publicó en su cuenta oficial de Instagram

“Sr. Kraft ¡Pido disculpas sinceramente a usted y a su organización! Todo lo que quería ser era un activo para la organización; lo siento por la información negativa y el drama. Gracias sinceramente AB”, escribió en su red social.

Este mensaje de Brown viene luego de que hace unos días publicó por el mismo medio varios mensajes en donde exigía el pago de 9 millones de dólares por concepto de de un bono por haber firmado con el equipo.

También se informó que se reunió con ejecutivos de la NFL la semana pasada para hablar de las acusaciones de agresión sexual en su contra y por lo que podría ser suspendido, de acuerdo con el reglamento de conducta personal de la liga, si llega a firmar con otro equipo.

Los Patriots dejaron libre a Brown en septiembre, tras apenas un partido, y después de que una segunda mujer lo acusara de conducta sexual impropia. Nueva Inglaterra fue el tercer equipo en menos de un año que se cansó de su comportamiento fuera de cancha que ha eclipsado su rendimiento en el campo.