Los cuatro años de Melania Trump como primera dama de los Estados Unidos no fue el “cuento de hadas” que la esposa del presidente saliente tenía en mente cuando llegó a la Casa Blanca. En su adiós, la exmodelo de eslovenia deja una imagen muy alejada de los ciudadanos y blindada a los medios de comunicación.

Hace cuatro años, en la toma de posesión de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, todo el mundo contempló a una elegante, vestida por Ralph Lauren, y risueña Melania Knauss, su nombre de soltera, un personaje sobre quien los estadounidenses y no estadounidenses tenía muchas dudas de cómo se iba a comportar en un papel tan importante como el de primera dama del país de las barras y estrellas.

 

Muchos apuntaron a que aquel estilismo que lució Melania Trump recordaba a Jackie Kennedy, la esposa del presidente John F. Kennedy (1961-63), y que su estilo y su figura serían una buena primera piedra de toque para encajar en su nuevo “cargo”.

Al lado de Donald Trump, Melania se ha comportado con discreción, distante en la mayoría de las ocasiones, con una escasa agenda personal y huyendo del foco mediático.

 

Muy apegada a la crianza de su hijo, Barron, que cuando llegó a la Casa Blanca tenía diez años, Melanie ha sacado las uñas por defender y proteger al retoño de todos los ataques y acosos de los que no se ha librado el pequeño en estos cuatro años.

"Un menor merece privacidad y debería ser apartado de la política”, escribió la primera dama en su cuenta de Twitter sobre el uso de su hijo por parte de una profesora en su intervención en el Congreso estadounidense para atacar al presidente.

 

En cuanto a su relación con su esposo, ha habido de todo en la legislatura. Desde imágenes en las que demostraban su amor y compenetración,  gestos de rechazo de la primera dama cuando el presidente pretendía cogerla de la manos y palabras de reprimenda a su marido.

Imagen de Melania Trump en la fiesta del 4 de julio de 2020, en Washington. Foto: EFE/EPA

"Por primera vez en la historia, los ciudadanos de este país pueden escuchar directa e instantáneamente a su presidente todos los días a través de las redes sociales. No siempre estoy de acuerdo con la forma en que dice las cosas, pero es importante para él hablar directamente a las personas a las que sirve", detallaba la primera dama en un acto de la campaña electoral en el estado de Pennsylvania el pasado 27 de octubre.

De izquierda a derecha, Jared Kushner, Ivanka Trump, Melania Trump, Donald Trump y Barron Trump en la investidura de Trump como presidente de EU el 20 de enero de 2017.Melania sorprendió con un atuendo que recordaba a Jackie Kennedy. Foto: EFE

También se ha hablado mucho sobre un posible divorcio de la pareja, alimentado tras la publicación del libro “Free, Melania, The Unauthorized Biography”, de la periodista de la CNN Kate Bennet, en diciembre de 2019, que aseguraba que los Trump no duermen en la misma habitación.

Imagen de agosto de 2020 de Melania con su hijo Barron, a quien ha defendido en estos cuatro años de los ataques que el pequeño ha recibido. Foto: EFE/EPA

En otro libro, "Melania and Me" ("Melania y yo: El auge y caída de mi amistad con la primera dama") que vio la luz en septiembre pasado, de la exasesora y amiga personal de Melania, Stephania Winston Wolkof, describe al matrimonio Trump como dos gotas de agua.

Del matrimonio Trump se ha dicho de todo en estos cuatro años. Foto: EFE

"Se llevan completamente bien. Es muy loco. Se ríen juntos. Ella sabe con quién se casó. Él sabe con quién se casó. Son lo mismo", explicaba la autora al “Washington Post”. Entre lo que se puede leer en el libro de Winston Wolkoff es la tensa relación entre Melania y la hija mayor de Trump, Ivanka, a quien Melania supuestamente llamaba “princesa”.

Melania ha jugado un papel muy discreto en estos cuatro años. Foto: EFE

SU AGENDA PERSONAL

Sobre su agenda personal, Melania no ha sido de las primeras damas más activas. Su campaña más reconocida fue “Be Best (sé el mejor), lanzada en mayo de 2018,  centrada en los niños y destinada a luchar, principalmente,  contra el acoso en Internet.

La primera dama estadounidense, Melania Trump, visita el Ayuntamiento de Catania (Italia) en una gira por varios países realizada en mayo de 2017. Sus atuendos no pasaron desapercibidos. Foto:EFE

"Como madre y primera dama, me preocupa que en el mundo acelerado e interconectado en el que vivimos, los niños puedan estar menos preparados para expresar o controlar sus emociones y, a menudo, recurran a comportamientos destructivos o adictivos, como la intimidación, la adicción e incluso el suicidio", dijo en su presentación.

Melania y Brigitte Macron han sintonizado en las varias ocasiones que han coincidido. Foto: EFE

Su faceta como viajera tampoco ha estado a la altura de otras primeras damas, especialmente su predecesora, Michellle Obama, que destacó como una gran “embajadora” estadounidense. De los contados  viajes de Melania, especialmente destaca una gira por cinco países (Arabia Saudí, Israel, Italia, Vaticano y Bélgica) y otra por África, pero ha dejado más huella por sus sonados atuendos que por los discursos que ha pronunciado.  

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump (c), y su mujer, Melania (i), con el papa Francisco (d) durante su audiencia privada celebrada en el Vaticano el 24 de mayo de 2017. Foto: EFE

Como anfitriona, su papel ha sido más destacado, agradando a las primeras damas de otros países que ha recibido en la Casa Blanca. En sus encuentros con la reina Letizia de España y la esposa del presidente francés, Brigitte Macron, mostró una gran sintonía con ambas.

Melanie lanzó en 2018 la campaña “Be Best (sé el mejor), centrada en los niños y destinada a luchar, principalmente, contra el acoso en Internet. Foto: EFE/EPA

El futuro de Melania, quien cumplió 50 años el pasado abril, pasa por su nueva vida en Mar-a-Lago, en el estado de Florida, donde el matrimonio Trump se instalará tras dejar la presidencia de los Estados Unidos.

La primera dama estadounidense Melania Trump (d) conversa con la reina Letizia de España el 19 de junio de 2018, en la Casa Blanca, en Washington. Foto: EFE

La exclusiva vivienda de los Trump es decorada al gusto de Melania, aunque según informaciones de la cadena CNN, no ha recibido la aprobación del presidente saliente. "Los cambios en sus habitaciones privadas, muchos de los cuales fueron supervisados por su esposa, la primera dama Melania,  no fueron del agrado del presidente y estaba enojado", aseguraban desde la cadena.

Donald y Melania Trump deja la Casa Blanca después de cuatro años. Foto: EFE

La nueva vida de los Trump es una incógnita después de cuatro años de gran exposición mediática, aunque algunos medios estadounidenses adelantaron que Melania está negociando con una editorial para escribir sus memorias. Será el momento de conocer todo lo que no ha dicho en estos cuatro años como primera dama.

DESTACADOS:

 

+ Al lado de Donald Trump, Melania se ha comportado con discreción, distante en la mayoría de las ocasiones, con una escasa agenda personal y huyendo del foco mediático.

+ "No siempre estoy de acuerdo con la forma en que dice las cosas, pero es importante para él hablar directamente a las personas a las que sirve", hablaba la primera dama de su marido en un acto de la campaña electoral en el estado de Pennsylvania el pasado 27 de octubre.

+ La nueva vida de los Trump es una incógnita después de cuatro años de gran exposición mediática, aunque algunos medios estadounidenses adelantaron que Melania está negociando con una editorial para escribir sus memorias.

 

 

Por Jana A. Medina EFE/Reportajes