Foto: Especial
Mientras en el Valle de México los casos empezarán a descender, en Sonora, Guerrero o Jalisco irán en ascenso y esas variaciones regularán la nueva normalidad en cada zona. “Debemos prepararnos para una epidemia larga”, recordó

Aunque en el Valle de México la incidencia de casos de COVID-19 empiece a descender, quizá la siguiente semana, en otros lugares como Sonora, Guerrero, Tamaulipas, Jalisco y Nuevo León la epidemia irá en ascenso.

“No tengan la expectativa de que habrá un momento el que toda la epidemia empezará a bajar en México, con ciudades y poblados de tamaños tan diversos y un territorio tan amplio eso no va a suceder”, explicó Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, durante la conferencia diaria sobre el nuevo coronavirus.

En el Valle de México, que ocupa casi el 50% de los casos nuevos que se presentan, puesto que es la zona más poblada del país, “tenemos el periodo de la cresta, que está en una meseta. Ya empezamos a ver señales de reducción en la incidencia de casos, enseguida empezaremos a verla en las hospitalizaciones y en las hospitalizaciones críticas, que tienen un desfase de 5 a 7 días en las primeras y de 15 en las segundas. Cuando eso pase tendremos disminución de la suma de casos a nivel nacional”, precisó.

Pero irán en ascenso varías epidemias, “la de Sonora, la de Guerrero, la de Tamaulipas, la del Valle de Toluca. No es sorpresa –subrayó– que vayan aumentando los casos, porque son casos acumulados”.

La intensidad de la transmisión en la Ciudad de México empezará a bajar en el curso de la siguiente semana, señaló López-Gatell, y se verá una reducción en la frecuencia de casos diarios, “pero en la medida en que en muchas zonas del país sigue activa la epidemia seguiremos viendo cada vez más casos”.

Respecto a la reunión que sostuvo con los gobernadores, aseguró que expresaron inquietudes en el sentido de que la Secretaría de Salud federal les ayude a dejar muy en claro que al terminar la Jornada Nacional de Sana Distancia no se va a regresar a la normalidad. “Claro que explicaremos esto, transitaremos a la nueva normalidad, pero un número de estados estarán en intensa transmisión”.

En algunos, como Quintana Roo, es posible que al inicio del primero de junio todavía tengan intensa transmisión pero a la siguiente semana se pueden ver cambios favorables en los indicadores que lleven el semáforo de rojo a naranja, a amarillo a verde.

¿Cuando va a acabar la epidemia? López-Gatell subrayó que como ya lo ha dicho, el país se debe preparar para una epidemia larga. “Este primer ciclo epidémico se prolongará en junio, en julio, en agosto y todavía algunos estados como Jalisco y Nuevo León, de acuerdo a las proyecciones matemáticas, podrían tener extensión de sus epidemias en sus capitales hasta octubre”.

Pese a lo que llama diferentes epidemias, Gatell resaltó que habrá un solo instrumento a nivel nacional para medir las condiciones de estas y emitir las medidas de movilidad.

“Hay un solo semáforo consensuado, para eso fue la reunión con los estados. Los martes se presentará el semaforo a cada autoridad local, con su calificación de riesgo, de martes a jueves comentaremos ajustes con ellos, el viernes se hará público y el lunes siguiente entrará en vigencia”.

El subsecretario destacó que los estados pueden tener regulaciones adicionales que hagan más estricta la regulación o el manejo sanitario de la epidemia pero ninguna que relaje las disposiciones federales.