Foto: Twitter
Para evadir a las autoridades, Iván Silvio “G” se escondió en Chile, Argentina, Nueva Zelanda, y Australia

 

Después de permanecer casi 11 años escapando de la justicia y ocultándose en cuatro países en distintos continentes, un juez federal en México dictó un auto de formal prisión en contra de Iván Silvio “G”, quien fue señalado como el posible responsable de los delitos de delincuencia y organizada y privación ilegal de la libertad.

El presunto culpable está vinculado al secuestro de Silvia Vargas Escalera, hija del empresario Nelson Vargas, ocurrido en 2007 en la Ciudad de México.

Para evadir a las autoridades, Iván Silvio “G” se escondió en Chile, Argentina, Nueva Zelanda, y Australia. Fue ubicado en la ciudad de Buenos Aires en marzo de este año, donde fue capturado por la Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal).

Según las indagatorias de la Fiscalía General de la República, Iván Silvio “G” era miembro de la organización criminal llamada Los Rojos. Era buscado desde 2009 por las autoridades por su posible participación en el secuestro de la hija del empresario mexicano.

De origen argentino, al sujeto se le acusó por ser el aval de quien habitó el domicilio donde se mantuvo privada de la libertad a Silvia Vargas Escalera, de 18 años de edad, en el 2007.

La entonces Procuraduría General de la República, ahora Fiscalía, abrió una carpeta de investigación para llevar a cabo un seguimiento y localizar al sospechoso. Se solicitó la ficha roja de la Interpol y así continuar con su ubicación y arresto.

Debido a la nacionalidad de Iván Silvio “G”, tras las indagatorias se solicitó a la sede en Buenos Aires de la organización policiaca su localización en territorio argentino. Sin embargo, se reportó que el 30 de noviembre del 2018 había dejado el país para viajar a Nueva Zelanda.

Iván Silvio “G” fue extraditado y llevado al Centro Federal de Readaptación Social número 14, en la entidad federativa de Durango, donde el juez de la causa dictó auto de formal prisión por los delitos mencionados.

Pero faltaba la última pieza, el que alquiló la casa donde apareció el cadáver: Iván Silvio “G”, de 49 años de edad, oriundo de Río Negro, y de 1.90 metros de estatura. Fue capturado en un pequeño hotel de Montserrat por la división Interpol de la PFA.

(Con información de Infobae)