Foto: Héctor García
Defensores de derechos humanos de las personas migrantes y solicitantes de asilo, artistas, integrantes de la academia, rechazaron y condenaron las acciones implementadas por el Gobierno Federal en contra de este grupo de población

Defensores de derechos humanos de las personas migrantes y solicitantes de asilo, artistas, integrantes de la academia, rechazaron y condenaron las acciones implementadas por el Gobierno Federal en contra de este grupo de población.

El reclamo se hace a través de un documento dirigido a Andrés Manuel López Obrador, Olga Sánchez Cordero y Alejandro Encinas, firmado por más de una decena de asociaciones civiles y grupos defensores de derechos Humanos en la que se encuentra la Casa del Migrante.

El pasado 22 de abril, diversos medios de comunicación dieron a conocer el lamentable operativo de detención migratoria que encabezó el Instituto Nacional de Migración en conjunto con la Policía Federal.

 

El documento señala que en distintos momentos personas que lograron escapar, han dado sus testimonios tanto a organizaciones de la sociedad civil como a medios de comunicación, coincidiendo en que fueron cercadas por agentes migratorios, mientras se detenían a descansar después de haber caminado por casi 7 horas, momento que aprovecharon las autoridades para comenzar la detención de un grupo compuesto mayoritariamente por mujeres solas con sus hijos e hijas, familias y personas con discapacidad.

“Lamentamos y condenamos categóricamente este tipo de acciones, sobre todo cuando en distintos momentos el Ejecutivo federal, en lo personal y a través de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; del subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, y del propio comisionado de Migración, Tonatiuh Guillén, ha señalado que la política migratoria de esta nueva administración estará basada en el respeto de los derechos humanos de las personas migrantes.

“Las organizaciones firmantes, muchas de las cuales tenemos un trabajo en materia migratoria y de asilo desde hace más de 20 años en México, Centroamérica y Estados Unidos, queremos señalar que lo que vimos el pasado 22 de abril y lo que hemos estado documentado desde el pasado 23 de marzo, nada tiene que ver con la protección de derechos humanos ni con el cambio de paradigma de la política de Estado en la materia”, señalaron.

Entre los puntos que han registrado dichas asociaciones se encuentran que se trata el tema de la migración como una cuestión de seguridad nacional, criminalizando a los migrantes, y no como una crisis humanitaria.