Foto: Especial
AMLO reiteró que Díaz de León será sustituido en diciembre cuando concluya su periodo, “no va a ser un gran viraje, para que todo mundo esté tranquilo, va a ser nuestra propuesta un economista serio"

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente Andrés Manuel López Obrador acusó al gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León Carrillo de haber aprobado en 2015, una línea de crédito para adquirir a sobre precio una red de plantas de fertilizante que benefició al empresario Alonso Ancira Elizondo y dejó una deuda de mil millones de dólares.

En la conferencia matutina, el titular del Ejecutivo federal reiteró que Díaz de León Carrillo será sustituido en diciembre cuando concluya su periodo, se comprometió a respetar la autonomía del Banxico y soltó un mensaje a sus opositores:

“No va a ser un gran viraje, para que todo mundo esté tranquilo, va a ser nuestra propuesta un economista serio, responsable, honesto, eficiente”, expresó el mandatario.

Luego, consideró que independientemente de “la cuestión legal”, se necesita renovar el Banxico y la propuesta que va a sustituir a Díaz de León Carrillo es un “buen economista” que va a mantener "la estabilidad macroeconómica”.

“Yo no estoy de acuerdo con muchos técnicos del gobierno pasado y del periodo neoliberal porque causaron mucho daño al país. El que está ahora de gobernador del Banco de México fue el que aprobó el crédito para la planta de fertilizantes en 2015, unas plantas de fertilizantes que se adquirieron a precios elevadísimos, tenemos por esa operación una deuda de mil millones de dólares”, aseguró el presidente López Obrador.

Luego, cuestionó la actitud de Díaz de León Carrillo, a quien vinculó directamente con los exsecretarios de Hacienda del gobierno anterior, Luis Videgaray Caso José Antonio Meade Kuribreña, argumentando que “si fuesen buenos técnicos no hubiesen llevado a cabo esas operaciones, o sea, a ver, ¿cómo se justifica eso?”, reprochó el mandatario.

“Escuché, que él apenas estaba llegando, estaba trabajando en Hacienda y luego lo mandan a Nacional Financiera y estaba llegando y ya habían hecho la operación, pero a él le tocó firmar el acuerdo. Si se tratara de un técnico bueno, honesto, hubiese revisado la compra o el contrato de compraventa, y se hubiese dado cuenta de que era un contrato contrario al interés público, que era una mala operación y no hubiese firmado, no hubiese aceptado”, arremetió el mandatario contra el gobernador de Banxico.

“Un buen servidor público es aquel que dice: No, esto no está bien”, aseguró el mandatario.

Enseguida, dijo que la planta de fertilizantes que adquirió Petróleos Mexicanos (Pemex), fue “por consigna” y se trató de un negocio ordenado por funcionarios de alto nivel en la toma de decisiones.

“Ni modo que la decisión de dar el crédito para la compra de la planta de fertilizante haya surgido ahí en Nacional Financiera; no, le dieron la orden de Hacienda y arriba. Bueno, así fue lo de la compra de la planta de fertilizante al señor Ancira y cuando llevaron al consejo de Pemex la compra hubo un consejero, creo que Gasca, no sé si Gasca Neri, un consejero que dijo que no estaba de acuerdo y quedó asentado, ahora sí que un voto particular”, indicó el presidente López Obrador.

“Son funcionarios de los que siempre dicen ‘sí’, porque actúan por consigna, porque son empleados, entonces por eso también uno se explica cómo (Díaz de León), termina en Nacional Financiera y al Banco de México. Y todavía hay quienes dicen que vamos a desestabilizar el Banco de México si ya no está él”, ironizó el mandatario.