Algunos padres consideran improductiva educación a distancia. ESPECIAL
Reveló Higinio González, secretario de Educación en Coahuila. 63% es del área rural y el 37% de la urbana

100 mil 800 estudiantes de educación básica de Coahuila podrían desertar de sus estudios este ciclo escolar por falta de acceso a internet para cumplir con el programa de educación a distancia, obligado por la pandemia del COVID-19.

Higinio González Calderón, titular de la Secretaría de Educación (SEDU) de Coahuila, dio a conocer que de los más de 630 mil alumnos de educación básica que se inscribieron para el ciclo escolar 2020-2021, un 16 por ciento corre el riesgo de abandonar las clases al no contar con lo necesario para cumplir con los contenidos que se imparten a través de internet.

El porcentaje equivale a 100 mil 800 alumnos en riesgo de deserción, de los cuales 63 mil corresponden a la zona rural y los 37 mil 800 restantes a la mancha urbana, principalmente de colonias de la periferia, detalló el funcionario estatal.

“Sí existe un riesgo muy grande. Por eso tenemos un programa para darles seguimiento a los alumnos que hace días no se reportan y para los alumnos del área rural las instrucciones para llevar a cabo sus ejercicios se entregan de manera impresa, además del monitoreo constante para evitar que abandonen sus estudios”, dijo González Calderón.

Explicó que, en septiembre, semanas después de iniciado el ciclo escolar, todavía había alumnos que no se habían reportado a sus clases, por lo que aseguró que está latente el riesgo de deserción.

“Para el mes de septiembre, cerca de la tercer semana teníamos todavía niños que no se habían reportado, por lo que los profesores se dieron a la tarea de buscarlos y darles seguimiento, enviarles mensajes y contactarlos de todas las maneras posibles para ver qué era lo que estaba sucediendo y que no desertaran”, apuntó.

Además de los problemas de conexión, la SEDU también ha detectado que en algunas casas hay dos o más alumnos que solo tienen una computadora a su disposición que se tienen que turnar para tomar sus clases.

“El mayor de los problemas es que a veces en una misma casa hay dos o tres niños y todos tienen que utilizar la misma computadora, y tienen por eso dificultad para distribuirse el tiempo. También tenemos la dificultad de que a veces el internet no funciona bien en todas partes”, comentó.

Por otro lado, algunos padres consideran que el aprendizaje de sus hijos no está siendo efectivo en el modelo a distancia, razón que los lleva a considerar darlos de baja.

“Para muchos papás es muy fácil sacarlos de la escuela y ponerlos a trabajar o ponerlos a hacer otras cosas, si existe un riesgo de abandono porque piensan que no están en la escuela y no están aprendiendo nada”, dijo el funcionario.

A nivel nacional, en agosto, la Secretaría de Educación Pública consideró que aproximadamente el 10 por ciento de los estudiantes de nivel básico y el 8 por ciento de nivel superior abandonaron sus estudios a causa de la pandemia del coronavirus.