Las personas están perdiendo los beneficios de esta práctica

Hace años era comun poner un lápiz o pluma en el papel para escribir una carta o un recado, algo fundamental en el día a día. En esos tiempos era usual intercambiar textos escritos a mano con amigos, seres queridos o socios comerciales. Hoy esta práctica no se ve tanto como antes. 

Aunque la comunicación escrita requiera más tiempo y es onerosa, hay evidencia de que las personas pueden perder, en algunos casos, cuando abandonan la escritura a mano para el texto generado por el teclado.

Psicólogos han entendido por mucho tiempo que la escritura personal centrada en las emociones puede ayudar a las personas a reconocer y aceptar sus sentimientos.

Un artículo del portal Elemental señala que desde la década de 1980, los estudios han encontrado que "la cura de la escritura", que normalmente implica escribir sobre los sentimientos de uno cada día durante 15 a 30 minutos, puede conducir a beneficios medibles para la salud física y mental. 

De acuerdo al texto estos beneficios incluyen todo, desde menor estrés y menos síntomas de depresión hasta una mejor función inmune. Y hay evidencia de que la escritura a mano puede facilitar mejor esta forma de terapia que la escritura.

Un estudio de 1999 comúnmente citado en el Journal of Traumatic Stress encontró que escribir sobre una experiencia de vida estresante a mano, en lugar de escribir al respecto, condujo a niveles más altos de auto-divulgación y se tradujo en mayores beneficios terapéuticos. 

Con información de Elemental