Foto: Especial
Los problemas "están resolviéndose paulatinamente, pero el tiempo nos ganó", reconoció el titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad

Alejandro padece cáncer. En la segunda semana de enero acudió al Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) de la Ciudad de México, para realizarse exámenes de laboratorio ordenados por su médico, pero el personal le dijo que regresara hasta febrero, pues no tenían empleados para atenderlo.

“Me dijeron que no había personal. Que no los habían contratado”, dijo el paciente, cuyo nombre fue cambiado para evitar represalias en su atención.

De acuerdo con una revisión hecha por Animal Político a los presupuestos de egresos de la Federación (PEF) 2018 y 2019, en los diferentes centros médicos especializados de la Secretaría de Salud (SSA), como es el caso del INCAN, hubo recortes de hasta de un 85% en el rubro de “compensaciones por servicios eventuales”, destinado al pago de empleados que cubren “suplencias, sustituciones” o relevos.

Esta situación ha provocado quejas de pacientes y personal médico de las instituciones, quienes denuncian “deficiencias” en la atención por la falta del personal eventual.

“Fui a buscar a mi doctor para decirle que me daba miedo que el cáncer me avanzara y me muriera”, añadió Alejandro.

Este caso forma parte de la serie de quejas y fallas reportadas por pacientes y trabajadores, entre enero y febrero, en los 28 centros médicos de alta especialidad del país dependientes de la Secretaría de Salud (SSA) Federal.

Éstas son resultado de la política de austeridad del nuevo gobierno, que ordena no contratar a los empleados eventuales de toda la administración pública federal en tanto no se revise con detalle su cargo y experiencia.

“Están resolviéndose paulatinamente (los problemas), pero el tiempo nos ganó”, reconoció Alejandro Mohar, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad.

Más protestas y fallas

Trabajadores eventuales y sindicalizados de cinco diferentes centros médicos de alta especialidad en la Ciudad de México informaron sobre las condiciones que aquejan al sector salud, a consecuencia del plan de austeridad y el recorte presupuestal.

De manera anónima, por temor a represalias administrativas, denunciaron que la atención en los centros médicos se ha visto afectada, pues gran parte de los trabajadores eventuales de la SSA son médicos, enfermeras o químicos muy especializados en su trabajo.

Instituto Nacional de Cancerología, uno de los centros afectados. Foto: Especial

En ese supuesto se encuentra el Hospital Infantil Federico Gómez, ubicado en la colonia Doctores de la Ciudad de México, donde el área de internamiento ha presentado sobrecarga de trabajo ante la falta de este personal eventual o suplencias, de acuerdo con empleados de la institución.

Lo anterior provocó que los trabajadores del centro, con el apoyo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la SSA, colocaran cinco lonas, en los principales accesos del hospital, donde cuestionan al presidente Andrés Manuel López Obrador su política de austeridad.

“Los trabajadores del Hospital Infantil de México Federico Gómez lamentan las deficiencias que existen en la atención de nuestros pacientes derivado del recorte de personal e insumos dentro de nuestro instituto”, expone una de estas lonas colocadas a la vista de empleados y pacientes de la institución.

Una de las lonas va dirigida a López Obrador: “Señor Presidente… de a acuerdo a sus propuestas de campaña, solicitamos dotar de personal e insumos para nuestro instituto. No a la disminución de los mismos y mucho menos la violación a los derechos de nuestras condiciones generales de trabajo”, dice la lona.

En el Instituto Nacional de Cancerología, además del retraso de los estudios a pacientes, se han dado paros parciales en su laboratorio de Radio Farmacia Ciclotrón, dedicado a la producción de radiofármacos para el cáncer.

Hospital Infantil Federico Gómez. Foto: Especial

De acuerdo con su página de internet, este  laboratorio “es la única instalación en el país dedicada a la investigación y producción de radiofármacos diagnósticos (SPECT) y terapéuticos (para el cáncer). La Unidad provee de radiofármacos a la mayoría de los hospitales y centros de diagnóstico con unidades PET del centro del país que no cuentan con un ciclotrón para la producción de éstos”, de allí que los paros parciales, por la falta de su personal eventual, afecten a los pacientes de cáncer, dijo uno de los empleados sindicalizados entrevistado por Animal Político.

En el Instituto Nacional de Perinatología, por ejemplo, la falta del personal eventual provocó que, en enero, se perdiera un lote de leche materna de 60 litros.

En el Hospital Gea González también se han cancelado citas médicas por la falta de personal, de acuerdo con empleados eventuales entrevistados.

Reportaron la situación de alrededor de 30 médicos eventuales de la institución que atienden casos de influenza u otro tipo de males respiratorios, quienes a pesar del repunte de casos que se dio en este temporada invernal no fueron recontratados en enero.

Los recortes de la “austeridad”... Lee la nota completa en Animal Político