En medio de una una disputa entre Estados Unidos y China por la seguridad tecnológica, los índices financieros S&P y Dow Jones retiraron a 21 compañías chinas de sus cotizaciones debido a que se les prohibió a los ciudadanos estadounidenses invertir en las empresas asiáticas.

La firma que maneja los índices financieros S&P y Dow Jones retiró a 21 compañías chinas de sus cotizaciones luego de que se le prohibió a los ciudadanos estadounidenses invertir en las empresas asiáticas como parte de una disputa entre Estados Unidos y China por la seguridad tecnológica.

El gobierno chino criticó la medida, calificándola de maniobra política.

Entre las compañías chinas afectadas están la de tecnología de vigilancia Hikvision Digital Technology Co.; la fabricante de microprocesadores SMIC y varias empresas estatales relacionadas con energía nuclear y construcción.

En esta foto proporcionada por la Bolsa de Valores de Nueva York, los comerciantes se reúnen en un puesto en el piso de la Bolsa de Nueva York durante la OPI de DoorDash. Foto: AP

El anuncio surge luego de que el 13 de noviembre el presidente estadounidense Donald Trump emitió una orden prohibiéndole a los ciudadanos del país invertir en acciones o bonos emitidos por empresas que Washington considera controladas por las fuerzas armadas chinas.

La medida de la empresa S&P DJI Indices no afecta directamente a las compañías chinas, pero los fondos de inversiones que siguen las tendencias del mercado bursátil tendrán que vender sus acciones y bonos, lo que podría deprimir sus precios, al menos temporalmente.

Nos oponemos firmemente a estas prácticas del bando estadounidense”, expresó la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

Creo que la práctica estadounidense de inventar mentiras y rumores y de perseguir y frenar a las empresas chinas sin fundamento alguno al final resultará contraria a los intereses del propio Estados Unidos”, agregó.

Las autoridades estadounidenses aseguran que el Partido Comunista chino se aprovecha de la tecnología y de las inversiones estadounidenses para expandir sus fuerzas militares, que ya son unas de las más grandes y mejor armadas del mundo.

Washington también impuso prohibiciones de exportación a Hikvision y a otras empresas chinas, incluyendo la fabricante de equipos de telecomunicaciones Huawei Technologies Ltd.

HikVision y Huawei insisten en que no tienen nexo alguno con las fuerzas armadas chinas y que nunca han emprendido investigaciones para las agencias militares chinas.