Andrés Manuel López Obrador, presidente de México / Foto: Cuartoscuro
¿Es viable la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de “rifar” el avión presidencial como si se tratara del “premio mayor” de un sorteo de la Lotería Nacional? Aquí te explicamos los elementos que hay que tomar en cuenta para responder a esta pregunta
El Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador propuso “rifar” el avión presidencial, como si se tratara del “premio mayor” de un sorteo de la Lotería Nacional. Y aunque la propuesta parece lógica a primera vista, y muchas personas han manifestado su disposición a comprar un “cachito”, conviene analizar la idea a la luz de las reglas que usa la Lotería para realizar sus sorteos y que deberían seguirse para hacer atractiva la rifa.
Aquí te explicamos las 15 cosas que AMLO no dijo -o no tomó en cuenta- cuando expuso, en conferencia de prensa, su “idea” de cómo deshacerse de la aeronave mediante “imaginativa” fórmula:
1
La Lotería Nacional realiza 8 tipos de sorteo durante el año: Mayor, de Diez, Superior, Zodiaco, Zodiaco Especial, Especial, Magno y el Gordo de Navidad.
2
De cada sorteo se imprimen entre 60 mil y 120 mil números o “enteros”. Dependiendo del sorteo se imprimen entre una y cuatro series.
3
Que se imprima más de una serie quiere decir que el mismo número se imprime más de una vez.
4
Cada “entero” está integrado por 20 “cachitos”, de forma que para saber el número total de “cachitos” de cada sorteo debe multiplicarse el total de “enteros” por el número de series y el resultado de esta operación por 20.
5
El sorteo con más “cachitos” es el Gordo de Navidad, del cual se imprimen 6.4 millones correspondientes a 80 mil “enteros” en 4 series. El Gordo de Navidad es también el sorteo con el “cachito” más caro: 120 pesos.
6
Ningún sorteo de la Lotería Nacional tiene un premio único, sino que reparten entre 12 mil 896 y 22 mil 622 premios, de los cuales la mayor parte son “reintegros”.
7
Quien se gana un “reintegro” obtiene de vuelta el dinero que pagó por el boleto. Los sorteos que menos “reintegros” entregan son el Zodiaco y el Zodiaco Especial, que devuelven el costo del 18 por ciento de los boletos. El sorteo Mayor, por su parte, reintegra su dinero al 30 por ciento de los compradores.
8
La bolsa de premios que reparte cada sorteo va del 50 al 62 por ciento de la recaudación potencial, es decir, el volumen de recursos que se obtiene si se venden todos los boletos. Estas bolsas están “garantizadas”, es decir, se entregan incluso si no se venden boletos suficientes para cubrir el costo de la bolsa de premios.
9
El presidente López Obrador, al explicar su idea de sorteo del avión presidencial dijo que se imprimirían 6 millones de “cachitos” y cada uno se vendería en 500 pesos, por lo que la recaudación potencial del sorteo sería de 3 mil millones de pesos.
10
Dado que el “Premio Mayor” de este hipotético sorteo no puede dividirse tendría que imprimirse una sola serie de boletos, es decir, desde el número 0000000 hasta el 6000000. Tampoco podrían imprimirse “enteros”, pues estos constan de 20 “cachitos” y el avión no puede dividirse en 20 fracciones.
11
La alternativa para no imprimir seis millones de boletos sería vender sólo “enteros”, pero entonces cada persona tendría que pagar 10 mil pesos por boleto. En este caso se imprimirían 300 mil “enteros”.
12
Si el sorteo del avión presidencial siguiera las reglas del “Gordo de Navidad” en materia de reintegros, el ingreso total, suponiendo que se vendieran todos los números, sería cuando mucho de 2 mil 400 millones de pesos, pues se devolvería el costo del 20 por ciento de los boletos vendidos.
13
A la cantidad anterior aún tendrían que descontarse los costos de administración del sorteo y el de los premios adicionales que se proyectara entregar, a fin de volver atractivo el sorteo y garantizar la venta de todos los boletos.
14
Si el sorteo del avión presidencial siguiera las reglas del “Zodiaco”, que tiene la bolsa de premios más pequeña en relación a su recaudación potencial (50 por ciento), la recaudación máxima sería de 1 mil 500 millones -menos gastos de administración- es, decir, poco más de la mitad del costo del avión.
15
Adicionalmente, el Presidente dijo que a quien se ganara el avión se le daría otro monto para “servicio de operación” por uno o dos años, cantidad que también debería descontarse de los ingresos.

Carlos Arredondo Sibaja

Columna: Portal 

Periodista con más de 30 años de experiencia en medios de comunicación impresos y electrónicos. Ingeniero Industrial y de Sistemas por la Universidad Autónoma de Coahuila y Licenciado en Derecho por la Universidad del Valle de México. Además, es máster en Administración y Alta Dirección por la Universidad Iberoamericana y tiene estudios concluidos de maestría en Derechos Humanos en la Facultad de Jurisprudencia de la UAdeC. Se ha desarrollado profesionalmente en el servicio público, la academia y el periodismo. Integrante de la Comisión de Selección del CPC, del Sistema Anticorrupción de Coahuila.