México no aceptó las condiciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo | Foto: Especial
Rocío Nahle no acepta condiciones para levantar un mercado que ha perdido valor ante la guerra comercial entre Arabia y Rusia

Mientras los principales productores de petróleo en el mundo llegaron a un acuerdo para recortar la producción y así los precios puedan repuntar, México no aceptó las condiciones.

Este jueves, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) –la cual es encabezada de facto por Arabia Saudita ante su peso en el mercado-, así como otros aliados que se organizan en la OPEP+, en donde se incluye a México, tuvieron una reunión a través de una videoconferencia.

Entre los acuerdos alcanzados entre Arabia Saudita y Rusia, cuya disputa ha desplomado los precios del petróleo, está recortar su producción de crudo, para así sacar del colapso a este mercado que coincide con la contingencia por el COVID-19.

Ambos países estarán reduciendo su producción en 2.5 millones de barriles diarios (mbd) a partes iguales, desde un nivel de 11 millones de barriles, según reportan agencias como Bloomberg, con esto se quedarían en 8.5 millones de barriles al día en mayo y junio.

A este acuerdo no se sumó México, quien es representado por Rocío Nahle, secretaria de Energía. Nahle se rehusó a aceptar las condiciones de recorte, debido a diferencias sobre la base desde la cual se calcula la producción nacional actual.

En total, los países de la alianza limitarán su producción en 10 millones de barriles al día, de 43.8 millones a 33.8 millones. Esto significa que, para cada país que participa en el recorte, la producción debería disminuir 23 por ciento en esos meses.

Con este escenario, la producción de México se estaría recortando alrededor de 400 mil barriles diarios tomando como base 1.75 millones de barriles, que es la actual base.

Sin embargo, la Sener planteó que se considere una base 1.9 millones de barriles, punto el cual no ha alcanzado en los últimos dos años.

Ante esta situación, analistas del sector energético a nivel mundial, así como de la economía han cuestionado el actuar de Nahle.

La postura de Nahle va en sintonía con lo afirmado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en el sentido de producir más petróleo, pese a la baja en los precios producto de la guerra comercial entre Arabia Saudita y Rusia.

Analistas como Abhi Rajendran, representante de Energy Intelligence, señaló que la negativa de México era absurda.

Ell especialista criticó que el Gobierno quiera demostrar que la producción de Petróleos Mexicanos (Pemex) aumentará para las refinerías del País, cuando éstas operaron con un 40 por ciento de capacidad en 2019.

El acuerdo también implica, por ejemplo, que Irak baje su bombeo en un millón de barriles diarios, Emiratos Árabes Unidos en 700 mil y Nigeria en 420 mil.

Con información de Bloomberg, EFE y Reforma