Indicaron que no se puede extender la protección constitucional y la aplicación de la legislación federal estadounidense sobre los reclamos en contra de acciones de agentes de Estados Unidos que tengan efectos en otros países. Foto: Especial
Magistrados de la Suprema Corte de EU anularon la demanda en contra del agente de la Patrulla Fronteriza estadounidense que en 2010 mató al adolescente mexicano Sergio Adrián Hernández Güereca, estando en territorio mexicano

ESTADOS UNIDOS.- La Corte Suprema de Estados Unidos cerró el martes el recurso judicial para los padres de un adolescente mexicano muerto a tiros en la frontera a manos de un policía de la Patrulla Fronteriza.

Con 4 votos en contra y 5 a favor, magistrados de la Suprema Corte de Estados Unidos anularon la demanda en contra de Jesús Mesa, agente de la Patrulla Fronteriza estadounidense, quien en 2010 mató de un tiro en la cabeza al adolescente mexicano, Sergio Adrián Hernández Güereca.

El joven mexicano, de 15 años de edad, perdió la vida en junio de 2010 mientras se encontraba en Ciudad Juárez, Chihuahua, a consecuencia de los impactos de bala efectuados desde territorio estadounidense por un policía de la Patrulla Fronteriza del sector de El Paso, Texas.

En su resolución, los ministros de la Suprema Corte de EU indicaron que no se puede extender la protección constitucional y la aplicación de la legislación federal estadounidense sobre los reclamos en contra de acciones de agentes de Estados Unidos que tengan efectos en otros países.

“El caso tiene implicaciones de política exterior y seguridad nacional (de EUA) y debe ser el Congreso federal el que debe decidir si proceden demandas como la de este incidente”, escribió el juez Samuel Alito, en nombre de los cinco magistrados que anularon el expediente.

“Estados Unidos y México deben buscar resolver los asuntos fronterizos por medio de los canales diplomáticos. Los agentes de la Patrulla Fronteriza tienen la responsabilidad de garantizar la integridad de la seguridad nacional e impedir el tráfico y cruce ilegal”, acotó Alito.

Jesús Hernández y María Guadalupe Güereca, padres del adolescente asesinado por el agente de la Patrulla Fronteriza, demandaron al Gobierno de Estados Unidos buscando una compensación monetaria, respaldados en la cuarta y quinta enmienda de la Constitución política estadounidense.

El cuarto artículo constitucional de EU prohíbe el uso injustificado del uso de la fuerza letal por parte de los agentes federales, mientras que el quinto garantiza el debido proceso de un caso con estas características, que fue a lo que aludieron en la demanda los padres de Hernández Güereca.

El caso llegó a la Suprema Corte de EU luego de que en abril de 2015, la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Distrito, con sede en Nueva Orleans, dictaminó que el agente federal tiene inmunidad calificada y no puede ser demandado por la familia del adolescente mexicano.

En nombre de los cuatro magistrados que respaldaban a la familia del niño mexicano asesinado, Ruth Bader Ginsburg rechazó el argumento de la mayoría de sus colegas de que un caso como éste tiene implicaciones sobre la seguridad nacional.