Foto: Vanguardia/Marco Medina
El supuesto abuso que a decir de los padres de primer grado, se realizó con una “rama” y que dejó graves heridas en el esfínter del pequeño

Un menor de tres años de edad que estudia en el Jardín de Niños Guadalupe Borja en Saltillo, señaló haber sido abusado sexualmente presuntamente por uno de sus compañeros de clase, situación que indignó al resto de los padres de familia que hoy acudieron al plantel a exigir información de la situación.

El supuesto abuso que a decir de los padres de primer grado, se realizó con una “rama”  y que dejó graves heridas en el esfínter del pequeño, se suscito el pasado jueves, el viernes la madre del menor quien corroboró el abuso por parte de un médico.

Al acudir al plantel ubicado sobre la calle Urdiñola, la maestra de grupo dijo a los padres del afectado desconocer la situación pues afirmó que los niños peleaban solo por una moneda, por lo que se trasladaron a la Procuraduría de los Niños, Niñas y la Familia donde se atiende el caso y se corroborará la gravedad del mismo.

A la hora de ingreso de los alumnos el día de hoy la directora del plantel Diana Pacheco informó a un grupo de papas y mamás que el menor no indicó nada al interior del plantel, sin embargo, después de la salida del menor, al filo de las 13:20 horas del jueves 27 de septiembre se informó por sus familiares que había sufrido una agresión sexual.

Foto: Vanguardia/Marco Medina

Dijo que el niño salió sin llanto del jardín de niños, por lo que se levantó un acta y se recomendó acudir con las autoridades.

Dustin Amaya, representante del área jurídica de la Secretaría de Educación en Coahuila, informó que el señalamiento de los padres es que un niño tocó a otro, pero la versión inicial fue que un niño jugando le quita la moneda a otro niño…

“El niño fue entregado a un familiar primero y los padres acudieron a la institución, en la escuela se tomaron medidas, hoy supieron los papas por que el protocolo así nos lo indica, se tomarán medidas de protección con los niños, guardias de entrada, salidas, pláticas con los papas para que digan que esta pasando y sobre todo la vinculación de los padres de familia”. Dijo son referencias de niños de primer grado, es decir de tres años de edad.

Algunos padres de familia salieron incluso llorando del plantel, de la impotencia de poder hacer algo por el menor afectado, mencionaban “Si eso le pasa a mi hijo, yo no voy a venir a una junta, voy a actuar”.

“Con una rama le hicieron daño al niño” dijo Karla una de las madres de familia.

La madre del menor, no acudió, sin embargo, se comunicó al grupo de whatsapp del primer grado, donde informó que temía por represalias contra sus hijos, debido a que la directora del plantel, es familiar de una autoridad competente en la Secretaría de Educación.

“Estamos al pendiente de lo que dice Pronnif” dijo la parte jurídica de la Secretaría de Educación.