Cada una de las jóvenes expone su caso en un video; todos los días mil 643 mujeres son agredidas sexualmente

Ciudad de México.– Gabriela Nava, estudiante de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, la periodista Andrea Noel y la activista Yakiri Rubio, tres jóvenes que sufrieron ataques sexuales en la Ciudad de México, unieron sus voces y lanzaron la campaña #NoTeCalles con la que buscan generar una cultura de denuncia en contra de los agresores.

En un video compartido a través de redes sociales, cada una de las jóvenes expone su caso, recuerdan las dificultades por las que tuvieron que pasar y denuncian el nulo apoyo de las autoridades, que la mayoría de la veces no brinda la atención necesaria a las víctimas.

“Cuando nos atrevemos a denunciar públicamente hay voces en la sociedad y en los medios de comunicación que nos responsabilizan, dudan de nuestro testimonio, o incluso nos amenazan con violarnos o matarnos”.

La violencia de género ha ido en aumento en los últimos años en la Ciudad de México, pues según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), nuestro país es el primer lugar en casos de violencia sexual en el mundo.

“Todos los días en este país mil 643 mujeres somos agredidas sexualmente y siete son asesinadas. La mayoría de estos casos no se denuncian porque las mismas autoridades nos responsabilizan por lo que traemos puesto o por nuestro comportamiento”, recriminan.
Las jóvenes mencionan que factores como la forma de vestir o el modo de comportarse de las mujeres no deben ser considerados como provocaciones, pues mencionan, siempre se debe considerar a los agresores como los responsables de los ataques.

“No importa nuestra forma de vestir, el lugar, la hora en que ocurrió o nuestro comportamiento, las agresiones sexuales siempre son responsabilidad de los agresores, tienen que ser investigados juzgados y sentenciados, la violencia sexual es un delito”, denuncian las jóvenes en la grabación.

LA VIOLENCIA SEXUAL, ALGO COTIDIANO EN LA CDMX

La violencia sexual se ha vuelto en algo cotidiano en la Ciudad de México, a diario cientos de mujeres sufren algún tipo de agresión, además que cuando las víctimas deciden realizar una denuncia la mayoría de las veces las personas las señalan como las principales responsables, tal cómo sucedió con la periodista de Vice Andrea Noel.

El pasado 8 de marzo día en que se conmemora el día Internacional de la Mujer, Andrea Noel sufrió una agresión sexual mientras caminaba por la Avenida México en la colonia Hipódromo Condesa, en la Ciudad de México.

La joven reportó en su cuenta de Facebook y Twitter que un sujeto le levantó el vestido y le bajó la pantaleta mientras se encontraba caminando en la Condesa.

“Otra vez como pasa diario con mujeres en todo México, me acosaron en una calle linda y bien iluminada a plena luz del día”, denunció la periodista en sus redes sociales. Además acompañó su denuncia de una grabación del momento de su agresión y pidió a los usuarios su ayuda para reconocer al agresor.

Sin embargo, la reacción en redes sociales no fue la que ella esperaba pues comenzó a ser agredida y recibió cientos de amenazas de muerte y violación.

En entrevista con SinEmbargo, Andrea Noel aseguró que a partir de su denuncia del agresor ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México comenzó a temer por su vida debido a que sujetos desconocidos la siguieron hasta su casa para apuntarle a la cabeza con un láser.

El lunes 14 de marzo en la noche, mientras escribía en su computadora, sintió la luz de un láser en su frente, se asomó por la ventana y vio un vehículo BMW blanco estacionado afuera con varias personas en su interior, una de ellas apuntándole a la cabeza.

“Con que una persona que hable en serio, porque hay personas desde ayer y hoy que están escribiéndome y esto me dejó pensando si debía apagar mis redes, callarme e irme del país, porque no valdría la pena quedarme para que me suceda algo mayor”, dijo. Por este motivo, la joven decidió abandonar el país.

“Salí del país hace unos días, estoy en USA por ahorita. Gracias a todos los que apoyan lo que he dicho. Exigen un México menos violento”, escribió Noel el pasado 19 de marzo en su cuenta de Twitter.

Un caso muy similar es el que vivió Gabriela Nava, estudiante de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán (FES Acatlán), quien el pasado 28 de marzo exhibió a través de un video publicado en su cuenta de Facebook a un sujeto que grababa con su teléfono celular debajo de su falda.

Los hechos ocurrieron cuando la joven viajaba a bordo de un camión de Toreo con dirección al plantel perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Eran aproximadamente las 3:15 pm, íbamos casi llegando, justo en la esquina de odontología, cuando una chica me avisó lo que este enfermo estaba haciendo, trató de huir y ella y otros compañeros no lo dejaron bajar del camión”, escribió la joven.

Gabriella Nava relató que el sujeto en un principio negó las acusaciones pero después las aceptó bajo el pretexto de que se encontraba en estado de ebriedad.

Tras realizar la denuncia ante el área jurídica de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Fiscalía del Estado de México, la joven denunció que un grupo de usuarios de redes sociales comenzaron atacarla e inclusive hubo quien la amenazó de muerte.

Pese a los ataques, la joven continuó con su denuncia e informó que el sujeto fue identificado como un trabajador de intendencia de la clínica de Odontología de la FES Acatlán; empero, aseguró que el individuo aún no ha sido despedido.

Gabriela Nava continua con su campaña y pidió a las jóvenes que han sido víctimas de agresiones de tipo sexual que denuncien para que se detengan a los responsables.

Foto: Especial

El 9 de diciembre de 2013 la joven Yakiri Rubio fue sometida y violada por los hermanos Luis Omar y Miguel Ángel Ramírez Anaya quienes la detuvieron y agredieron mientras caminaba por la calles de la colonia Doctores, en la Ciudad de México.

Los agresores llevaron en contra de su voluntad a la joven al hotel Alcazar, de la colonia Doctores, en donde consumaron la violación; sin embargo, mientras la joven era agredida y amenazada con un cuchillo, en su afán por defenderse, logró asestar el arma en la yugular de Miguel Ángel Ramírez Anaya, suceso que le provocó la muerte.

Ensangrentada, con numerosas heridas y medio desnuda, la joven abandonó el hotel y acudió a una oficina policiaca para denunciar la violación, pero apareció el hermano del fallecido quien había escapado del lugar y la acusó de asesinato.

Yakiri pasó de ser víctima a acusada y fue trasladada al reclusorio de Santa Martha Acatitla, en el oriente de Ciudad de México, y posteriormente al penal de Tepepan, en el sur de la capital, en donde permaneció presa por más de tres meses.

“El machismo me trajo aquí y hoy estoy contenta, pero sé que tengo que seguir luchando”, fueron sus primeras palabras al salir. También reiteró que “y no descansaré hasta que pague por lo que hizo”, dijo Yakiri Rubio.

Autoridades judiciales informaron que su salida del centro de reclusión ocurrió luego de cubrir una fianza de 100 mil pesos por obligaciones procesales y 130 mil por reparación del daño, la cual fue fijada por el juez 23 de Delitos no Graves.

Sin embargo, a tres años de los hechos Yakiri Rubio denunció que su agresor Luis Omar Ramírez Anaya continúa libre y las autoridades no han resuelto el caso.