Foto: Especial
Esta historia acabó en los tribunales, donde se le exigió a la mujer que demostrara que estaba la verdadera compradora del billete. Finalmente, ella y el hombre que compró la lotería han llegado a un acuerdo

Francia. Un descuido que le ha supuesto a un hombre el disgusto de su vida, y a una mujer la alegría más grande. Un billete de lotería ha cruzado los caminos de estas dos personas y los ha hecho protagonistas de esta insólita historia.

Los hechos han pasado en Francia. Un hombre compró un billete de Euromillones y, mientras andaba por la calle, lo perdió. Un rato después, una mujer lo encontró allí, suculento y brillante en el suelo, y lo cogió. Poco se esperaba que los números de aquel trozo de papel fueran los ganadores de, ni más ni menos, un premio de 163 millones de euros.

La mujer fue a reclamar el premio, al darse cuenta de que la suerte estaba de su lado y de que había tropezado con el billete ganador.

Esta historia acabó en los tribunales, donde se le exigió a la mujer que demostrara que estaba la verdadera compradora del billete. Finalmente, ella y el hombre que compró la lotería han llegado a un acuerdo que ha acabado con todos sus problemas (económicos), según informa el Diario Información.

El hombre ha acabado pagando una indemnización a la mujer de 12 millones de euros. En total, un 7,5% del total que ha ganado con este premio.

Además, por si la mujer no había tenido bastante suerte, la administración tributaria francesa ha considerado que no es lo mismo pagar los impuestos por un premio que por el reembolso de un individuo a otro, y, por lo tanto, no tendrá que pagarlos.

Nunca un hallazgo había salido tan bien de precio a alguien. Ahora ambos, hombre y mujer, podrán disfrutar de su fortuna.