Informe de Human Rights Watch también reconoce que hay ciertos avances

NUEVA YORK, EU.- Pese a ciertos avances en algunos países, la situación de los derechos humanos en Latinoamérica sigue siendo precaria, según se desprende de un informe publicado ayer por Human Rights Watch (HRW).

En su análisis anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, la ONG con sede en Nueva York destaca importantes problemas en gran parte de América Latina, desde la violencia y la impunidad que imperan en México a la represión política de Venezuela o la tendencia de los Gobiernos a responder violentamente a las protestas.

Entre muchas otras cuestiones, el informe de HRW denuncia el uso de medios violentos para reprimir manifestaciones durante la oleada de protestas que se vivió en varios países de la región en los últimos meses.

Así, apunta que en Chile se utilizó “fuerza excesiva” para responder a las multitudinarias protestas; caso similar en Bolivia.