Motivos. El ahora detenido habría sido invitado a trabajar un día antes, y ya en el lugar se encontró con una situación de acoso y burlas. / JUAN FRANCISCO VALDÉS
Apenas en su primer día de trabajo, viejos conocidos insultaron e hicieron mofa de Héctor Javier y este los atacó

Héctor Javier ya no soporto los insultos y el supuesto “bullying” que le hicieron sus compañeros de labores y a dos de ellos los lesionó con un arma blanca en los glúteos y ahora lo tienen bajo proceso en el penal varonil.

El detenido enfrenta una carpeta de investigación por el delito de lesiones dolosas y por lo tanto va estar recluido en el penal varonil, hasta que la próxima semana definan su situación legal.

Los hechos iniciaron el seis de junio por la mañana, cuando Héctor Javier caminaba por el bulevar Mimbre hasta que un conocido detuvo la marcha de su vehículo y fue invitado por el mismo a que se uniera a la construcción de un edificio que se ubicará en la parte posterior del Hospital General y Oncológico.

Como no contaba con trabajo lo aceptó y a la mañana siguiente se presentó con puntualidad a su nuevo empleo, pero nunca imaginó que iba a reencontrarse con sus ex compañeros Julián "el albañil" y el "contratista Daniel".

Con ambos ya había tenido conflictos, porque lo trataban con insultos y maldiciones. Los que se dijeron amigos lo empezaron a insultar, nombrarlo por apodos, hasta que lo hicieron “explotar” y les respondió con violencia.

Para defenderse de las dos personas que lo insultaron, sacó un cuchillo y a uno lo lesionó en la cadera del costado derecho al grado de afectarle el glúteo y al contratista en el brazo derecho con la misma arma.

Mientras se retiraba, los lesionados fueron atenidos por Cruz Roja y llevados a las instalaciones del Hospital General, mientras que el presunto agresor se retiraba, hasta que fue detenido por otro de sus compañeros y entregado a la autoridad.

Ayer por la tarde, el imputado se puso a disposición de un juez, donde dio a conocer detalles y motivos de la agresión que sus compañeros quienes intentaron humillarlo, y fue la manera que usó, para defenderse de ellos.

Sin embargo, de nada le sirvió el argumento y se le dictó prisión preventiva por el cargo de lesiones y lo obligaron que para la semana próxima, tiene que celebrar un acuerdo reparatorio.